05 Aug. 2020 | 13:18
05 Aug. 2020 | 13:18
Duro revés

La Corte yanqui rechazó el pedido argentino frente a los fondos buitre

  •   |  
  • Se trata de los holdouts que reclaman 1.330 millones de dólares y también el caso “Discovery”. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner reclamaba la intervención del Máximo Tribunal de  los EE UU argumentando que no es un litigio entre privados sino que el caso enfrenta a fondos de inversión con un Estado soberano.

    ESTADOS UNIDOS (ANDigital) La Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó el pedido de la Argentina para que intervenga en el juicio entre el país y holdouts y revise fallos adversos de primera y segunda instancia que obligan al pago de 1.330 millones de dólares.

    Además, rechazó intervenir en el segundo caso que involucra a la Argentina y que corría en paralelo, conocido como ‘Discovery’, por el cual los fondos especulativos intentan que los tribunales norteamericanos obliguen al Estado a informar sobre bienes potencialmente embargables fuera de Estados Unidos.

    De acuerdo a lo reseñado por la agencia DyN, el Máximo Tribunal se había reunido el jueves en Washington y postergó hasta este lunes la comunicación oficial sobre su determinación, que resultó desfavorable a los intereses argentinos, a pesar de que en las últimas horas había cobrado fuerza la versión de que la Corte pediría una nueva opinión al Gobierno demócrata de Barack Obama

    Con esta decisión, la única desfavorable frente a otras dos más beneficiosas para la Argentina que podría haber adoptado la Corte, (aceptar las apelaciones o postergar su decisión) la Argentina tendría que pagar antes del 30 de junio unos 1.330 millones de dólares a tenedores de bonos en default.

    El tribunal norteamericano consignó en su sitio en Internet el listado de casos que tomaba y los que rechazaba, y se limitó a indicar, en los que involucran a la Argentina, una como actora ante el fondo NML y otra como demandada del Exchange Bondholder Group (Discovery) que las apelaciones eran “denegadas”.

    Cabe consignar que nuestro país reclamaba la intervención de la Corte Suprema argumentando que no es un litigio entre privados sino que el caso enfrenta a fondos de inversión con un Estado soberano.

    El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner defendió su posición sosteniendo que realizó dos reestructuraciones en 2005 y 2010 bajo su condición de Estado soberano y sin incumplir la cláusula de igual tratamiento a acreedores.

    Para los jueces de primera y segunda instancia del Circuito de Nueva York la Argentina no honró esta cláusula incluida en los contratos de los títulos y condenó al país a pagar 1.330 millones de dólares. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales