24 Sep. 2017 | 12:48
24 Sep. 2017 | 12:48
Alza del 6,8 % interanual

El consumo anual de carne vacuna se ubicó en 58 kilos per cápita

  •   |  
  • Así se desprende del último informe de la CICCRA, el cual también consignó que el valor promedio de los cortes comercializados en los mostradores del Gran Buenos Aires apenas aumentó 0,3 % entre julio y agosto.

    Jugoso manjar.
    Jugoso manjar.

    CAPITAL FEDERAL (ANDigital) El nivel de actividad de los frigoríficos vacunos continuó avanzando durante agosto, ya que en total se faenaron 1,107 millones de cabezas, es decir 6,6 % más que un año atrás.

    Además, la faena de hembras volvió a crecer en mayor proporción que la de machos, 10,8 % versus 3,6 % anual, pero no obstante ello, la participación de las hembras en la faena total se mantuvo en 42,8 % durante agosto del corriente año.

    Así se desprende del último informe de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA), el cual además dio cuenta que en el octavo mes del año la producción de carne vacuna resultó 6 % mayor a la registrada en el mismo mes de 2016.

    En el acumulado del año, el volumen producido fue de 1,867 millones de toneladas, superando een casi 8 % la producción registrada en enero-agosto del año pasado.

    En tanto, el consumo (aparente) de carne vacuna por habitante en los primeros ocho meses del año llegó a un promedio de 57,9 kilos/año, lo que representa una suba del 6,8 % anual.

    Por otra parte, siempre de acuerdo al informe sectorial, en julio de 2017 se certificaron exportaciones de carne vacuna por un total de 13.447 toneladas, un volumen 14,2 % mayor al registrado en julio de 2016, en tanto que en el acumulado de enero-julio, los despachos al exterior acumularon un avance de 24,4% anual.

    Cabe reseñar que en agosto, como en meses anteriores, el precio de la hacienda vacuna sufrió algunos aumentos producto de las intensas lluvias que han caído en casi todo el territorio nacional.

    Vale decir que el exceso de lluvias genera que la hacienda encerrada en corrales de engorde esté sometida a condiciones inapropiadas que retrasan su terminación.

    Este consecuente retraso en el engorde de los animales está evitando un aumento de la producción (sobreoferta) y el consecuente impacto (caída) sobre los precios del gordo.

    En otro orden, el promedio de los cortes de carne vacuna comercializados en los mostradores del Gran Buenos Aires apenas aumentó 0,3 % entre julio y agosto de 2017, quedando 14,3 % por encima del promedio observado en agosto de 2016 (ritmo que resultó similar al del valor de la hacienda en pie).

    En tanto, la carne aviar registró una suba de 2 % mensual, si bien en términos interanuales apenas creció 8 por ciento.

    En lo que hace a la carne porcina, se verificó un aumento de 0,8 % con respecto a julio y el mayor aumento interanual entre las carnes consideradas, que llegó a 19 por ciento.

    No obstante ello, entre puntas del año (agosto 17 versus diciembre 16) la carne vacuna fue la que acumuló la mayor suba (11,2 %), guarismo que resultó inferior al del nivel general del Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el INDEC. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales