21 Oct. 2018 | 07:37
21 Oct. 2018 | 07:37
Opinión

No al pacto reaccionario de Macri con el FMI

  •   |  
  • El Comité Central del PCR analizó la situación política y trazó las tareas por delante. Trabajar para torcerle el brazo a la política macrista, acumulando fuerzas para conquistar otra política y otro gobierno, popular, nacional y democrático. Lo que sigue resume parte de lo resuelto.

    Posta de la masiva marcha del 12 de septiembre.
    Posta de la masiva marcha del 12 de septiembre.

    Crisis social, económica y política

    Son tiempos de cambios acelerados en la situación política. En este último período se agravó la crisis social, económica y política. La fragilidad de la economía argentina quedó al desnudo con la crisis cambiaria que se desencadenó en abril. Pese al acuerdo con el FMI de 50.000 millones de dólares, siguió la estampida del dólar hasta llegar a 42 pesos.

    El Banco Central dilapidó miles de millones de dólares con el argumento de contener la suba. En las mesas de dinero hicieron fabulosas ganancias bancos y sectores de la especulación financiera, que son parte del gobierno, como por ejemplo el banco yanqui JP Morgan.

    Macri tuvo que cambiar su discurso. Pasó de decir: “No pasa nada. Tranquilos”, a reconocer la gravedad de la situación. Eso sí, responsabilizó a la “herencia recibida” y a la “guerra comercial entre EEUU y China”. Nada dijo de la fuga de más de 30 mil millones de dólares del país ni de la situación dramática que viven las masas por culpa de su política, que endeudó al país en más de 100 mil millones de dólares.

    En medio de la profunda crisis social, la crisis financiera siguió, detonó la crisis económica y provocó una crisis política, que se expresó en la reducción del Gabinete de ministros y la agudización de las internas en el gobierno. Esos cambios en el Gabinete y la salida de Lorenzetti como presidente de la Corte Suprema de Justicia son expresión de la disputa entre sectores de las clases dominantes y de la decisión de Macri de seguir adelante con su política cueste lo que cueste.

    El salto en la inflación, con la devaluación del peso, llevó a un brutal aumento del precio de los alimentos, los combustibles y de los tarifazos en los servicios. También vivimos una oleada de despidos, cierre de Pymes y comercios. La situación es dramática para millones en la Argentina.

    Con el cambio de discurso, Macri mandó una nueva misión al FMI. Se comprometió a un ajuste mucho más duro para llegar al “déficit 0”. Así, al recorte presupuestario pactado de $300.000 millones, se sumó un nuevo recorte de $240.000 millones, en total $540.000 millones. A cambio, Macri pidió que el FMI adelante ahora los fondos del préstamo pactados para el 2019.

    Para lograr ese “déficit 0” van a una profundización salvaje y antifederal del ajuste, que esperan plasmar en el presupuesto nacional que comienza a discutir el Congreso el 20/9.

    El hambre afecta cada vez a más amplios sectores de las masas. La asistencia a los comedores y merenderos se multiplica día a día. La situación de los jubilados es cada vez más difícil, con una jubilación mínima que no alcanza a cubrir un tercio de la canasta básica.

    Los cientos de despidos de estatales son parte de ese ajuste salvaje. La ola de despidos y suspensiones en la actividad industrial es el resultado de la política macrista, que liquida la producción y el comercio nacionales. Más de 120 mil puestos de trabajo en blanco se perdieron de enero a junio del 2018.

    La situación de la educación quedó en evidencia con la explosión de la escuela en Moreno y la muerte de una docente y un trabajador auxiliar. Situación que es igual o peor en miles de escuelas en Argentina.

    Macri convirtió al Ministerio de Salud en Secretaría, en un país donde no hay insumos, no hay vacunas para los chicos y se multiplican los despidos en los hospitales.

    Se profundizó el endeudamiento de las provincias, a las que Macri había impuesto la receta de tomar deuda en dólares, lo que golpea a la mayoría de las economías regionales.


    Astillero Río Santiago marca el camino

    Venimos de múltiples y gigantescas luchas y hay por delante una agenda recargada en las calles.

    La lucha de los trabajadores del Astillero Río Santiago ha marcado un camino que es un ejemplo de defensa de la fuente de trabajo y la industria nacional. Su firmeza, la democracia grande de sus asambleas, cuerpo de delegados y sindicato, y la permanente decisión de impulsar la más amplia unidad para la lucha, les ha ganado un enorme prestigio y requiere la más amplia solidaridad para garantizar su triunfo.

    En medio de grandes luchas de trabajadores estatales y privados, duras y prolongadas, es clave garantizar el paro nacional del 24 y 25 de septiembre, impulsando asambleas en todos los lugares de trabajo, para garantizar la parálisis de la producción y la masividad de las movilizaciones, actos y cortes para que sea activo y multisectorial.

    La CCC, la CTEP y Barrios de Pie, con su reclamo de cinco leyes frente a la crisis social y en solidaridad con el ARS, realizaron junto con otras organizaciones una inmensa movilización de 150.000 personas en Buenos Aires y grandes actos en todo el país el 12 de septiembre, día de la industria naval. Es parte de la lucha que viene imponiendo en la agenda política las urgencias del hambre, la pobreza y la defensa del trabajo.

    Después de las gigantescas movilizaciones de las mujeres por el agravamiento de su doble opresión, con la irrupción de las jóvenes en todo el país, se marcha al Encuentro Nacional de Mujeres, en Chubut. La situación es difícil. La Comisión Organizadora reclama que las autoridades se hagan cargo de las medidas necesarias para completar los alojamientos, resolver el transporte, las viandas y demás necesidades para que las decenas de miles de mujeres puedan realizar su Encuentro en condiciones dignas.

    Se multiplican las ocupaciones de tierras para trabajar y para vivir. Con el crecimiento de la Federación Nacional Campesina, junto a otras organizaciones que confluyen en el Congreso por la Tierra, y el extraordinario Encuentro de Pueblos y Naciones Originarias realizado en Tucumán, irrumpieron las voces de los campesinos pobres y medios, y de los originarios, frente a la política liquidacionista de Macri.

    Siguen las luchas prolongadas de los docentes en Buenos Aires y otras provincias, estalló la comunidad educativa en Moreno con la muerte de la vicedirectora y un auxiliar de una escuela y el secuestro y la tortura de una maestra. Con la lucha de los docentes universitarios, encabezada por la Conadu Histórica, se volcaron masivamente las universidades contra el ajuste macrista. El estallido del estudiantado conmovió al país en impresionantes movilizaciones, clases públicas y toma de facultades. Se ha conformado un masivo frente de lucha en defensa de la educación pública. También los trabajadores de la salud se movilizan contra los despidos y en defensa de la salud pública.

    En marcha ha lanzado, junto a otras fuerzas, entre ellas la CCC, el PTP, el PCR y la JCR, una consulta popular contra el acuerdo de Macri y el FMI, que provoca enormes sufrimientos al pueblo, agrava la entrega de la soberanía y viene unida a un endurecimiento de la represión a las luchas populares.

    Macri quiere imponer su acuerdo con el FMI con el proyecto de ley de Presupuesto, que comienza a discutir el Congreso. Vamos a luchar para impedir esa pretensión de “legitimar” ese ajuste, esa entrega y esa represión.

    El 30/11 y el 1°/12 se reúne el “G20”, con la presencia de las cabezas de los gobiernos imperialistas que hoy someten a la dependencia a la Argentina y América Latina. Rivalizan los yanquis por recuperar terreno en la región, y China, Rusia y otros imperialismos para mantener sus posiciones. Debemos pelear para que todo el pueblo argentino repudie esas presencias, levantando la histórica consigna: ¡Ni amo nuevo ni amo viejo, ningún amo!


    ¿Cómo llegamos a esta situación?

    Después de las elecciones de octubre el gobierno montado en el triunfalismo electoral creyó que iba poder avanzar con sus planes con un ajuste basado en las reformas (previsional, tributaria, laboral y estatal) con el objetivo de bajar el costo laboral y resolver el déficit fiscal.

    Creyó que iba a ser más fácil. Como les pasa a muchos economistas de las clases dominantes cuando hacen sus proyecciones económicas no tienen en cuenta las luchas de las masas que trabaron sus planes.

    Ahora mientras las luchas se multiplican, el macrismo y el aparato mediático que lo apoya tratan de poner en el centro el destape de la corrupción kirchnerista. Lo hace ocultando su propia corrupción donde con cada medida y corrida bancaria, los monopolios y terratenientes que están detrás de ellos embolsan millones de dólares.

    Lo que queda en evidencia con el destape de la corrupción son las lacras de esta Argentina dependiente y latifundista.

    Y lo que quiere correr el gobierno es que la principal oposición al macrismo está en las luchas que recorren la Argentina y van confluyendo en las calles.

    Macri vuelve a repetir “estamos convencidos que este es el camino correcto” y reivindica el acuerdo con el Fondo como un triunfo. Reafirma su política de hambre y entrega que liquida la pequeña y mediana empresa y hunde al comercio nacional, llevándonos a un escenario de alta inflación con recesión, lo que se conoce como estanflación.

    Macri sacó el “Fondo solidario de la soja”, cambió los impuestos al campo sin segmentarlos a los productores, y le sigue permitiendo a las cerealeras dejar sus dólares en el extranjero. Dice, Macri, que tienen que pagar los que más ganan, pero el sector que más ganó en la Argentina -por lejos- son los especuladores financieros y los bancos. ¿Quién paga la crisis? Ellos no.

    El acuerdo con el FMI refuerza la dependencia y el latifundio.

    Macri acuerda con el FMI. Saluda a Trump y Trump saluda a Macri, pero no rompe ni con los chinos, ni con las potencias europeas ni con los rusos. Su política no sólo pone a la Argentina a merced de los vaivenes de la disputa de las potencias, sino que traslada esa disputa a nuestro país. Tenemos los ingleses en Malvinas, base china en Neuquén, ahora bases yanquis, la adjudicación del puerto de Ramallo a los rusos, compran aviones y buques a Francia, y material para la represión a EEUU e Israel.

    Ahora, cuando Macri necesitó adelantar la llegada de los fondos del FMI, recurrió a Trump y al Tesoro yanqui. En un contexto donde la preocupación de Trump es frenar el avance de los otros imperialismos –principalmente el chino–, en la Argentina y América Latina. Mientras que Rusia, en Siberia, con la participación de militares chinos, inició la mayor maniobra militar de su historia: 300.000 soldados, 36.000 vehículos blindados y 1.000 aviones.

    Esta política del gobierno de Macri profundiza los sufrimientos de nuestro pueblo, avanza en la entrega de nuestra soberanía, refuerza la dependencia y el latifundio. Frente a esa política crece la bronca y se fueron multiplicando las luchas en todo el país. Creció la masividad: son millones los que se movilizan.


    El gran debate popular: la salida

    Los sufrimientos que provoca la política macrista han llevado a una gran discusión en el seno de las masas populares: ¿Qué hacemos? ¿Cómo salimos de esto?

    Se van produciendo reagrupamientos con distintas propuestas de salida que tienen que ver con cuáles son sus objetivos.

    Todos estos reagrupamientos tienen que tener en cuenta las luchas populares.

    Así, por ejemplo sectores ultra kirchneristas y el PC pasaron a exigir la renuncia de Macri y la formación de un gobierno provisional que convoque a elecciones anticipadas. Resulta notable que estos sectores que ahora plantean “que se vaya Macri ya”, antes decían que “no hay con qué darle”.

    Otros sectores plantean que la calle es para los reclamos y la política se decide en las urnas. Como si la lucha social no tuviera contenido político. Estos sectores en nombre de la “institucionalidad” se colocan como garantes de la gobernabilidad.

    El extraordinario auge de luchas populares en las calles, gigantesco, con luchas prolongadas y duras, ha demostrado que es posible arrancarle conquistas al macrismo, y además, lo ha desenmascarado para gran parte de los que lo votaron para que no vuelva Cristina.

    El gobierno de Macri no ha podido avanzar más por la lucha de la clase obrera y el pueblo y ha sufrido un gran debilitamiento político. Por otra parte, la situación es distinta de la del 2001.A Macri lo apoyan los beneficiados por la devaluación del peso, que hachó a la mitad los salarios, las jubilaciones y los planes sociales, medidos en dólares. Es apoyado, sobre todo por Trump y las potencias europeas, y negocia con China y Rusia. Ese apoyo imperialista al sector hegemónico del bloque dominante, es lo que lo hace peligroso al gobierno macrista, y le da aire para pretender dividir y liquidar a las fuerzas populares, mientras se prepara para avanzar con políticas represivas.

    Nosotros entendemos que no hay una salida a favor del pueblo sin descargar la crisis sobre los que se benefician con la política macrista: los bancos, las cerealeras, las petroleras, las megamineras y la oligarquía latifundista.

    Esto es lo que ocultan quienes buscan montarse en las luchas para un cambio de nombres, con algún “retoque”, o un cambio en el reparto entre los imperialismos, pero sin romper el acuerdo con el FMI, sin defender el peso, ni la producción agraria, ni la industria y el comercio nacional; sin la nacionalización del comercio exterior y la banca, entre otras medidas. Pero no hay una salida popular, nacional y democrática sin atacar a fondo la dependencia y el latifundio.

    El camino de una salida a favor del pueblo, es profundizar lo que están recorriendo las masas en las calles: la más amplia unidad para la lucha para torcerle el brazo a la política macrista, acumulando fuerzas para conquistar otra política y otro gobierno, popular, nacional y democrático.

    La lucha de los trabajadores del Astillero Río Santiago marca un camino. Acumular fuerzas encabezando las luchas y la unidad para la lucha, en los cuerpos de delegados, sindicatos y centrales de trabajadores, los Cayetanos y las multisectoriales, creando las condiciones para un gran centro coordinador de las luchas.

    Conquistando las personerías del PTP, haciéndolo conocer por millones, afiliando a miles que buscan una salida a favor del pueblo. Para fortalecer y ampliar En marcha, como un nuevo reagrupamiento político que reclaman grandes sectores populares.

    Acumular fuerzas en el PCR y la JCR incorporando a cientos de nuevos luchadores, y preparando a las masas, y preparándonos para los cambios de escenario político y las nuevas tormentas sociales y políticas que se avecinan.

    Parte de las luchas y actividades en agosto y septiembre:

    ---) 7/8 Movilización por Tierra, techo y trabajo de CCC, CTEP y Barrios de Pie de Liniers a Plaza de Mayo y en todo el país.

    ---) 8/8 En el Congreso y en todo el país. Multitudinaria movilización por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

    ---) 11/8 Segunda jornada cultural contra el ajuste.

    ---) 14/8 Reunión de la Mesa Nacional Agraria, integrada por 25 organizaciones, en Rosario, entre ellas la FNC y la FAA.

    ---) 15/8 Elecciones de delegados en el ARS.

    ---) 16/8 Acto en Atlanta del 21F. Saludo de la delegación de la CCC.

    ---) 16/8 Movilización de secundarios, docentes y la comunidad educativa en defensa de la escuela pública, contra la reforma de Vidal, en Berazategui.

    ---) 18 Y 19/8 Encuentro Nacional de Naciones y Pueblos Originarios, con una gran participación, en Tucumán

    ---) 22/8 Movilización del ARS a Casa de Gobierno(La Plata) reprimida brutalmente con encarcelados y heridos.

    ---) 22/8 Movilización de Ni Un Pibe Menos Por La Droga de la Juv. CCC, la JP Evita y la J. De Pie, en Congreso.

    ---) 23/8 Paro de ATE, con movilización de 30.000 personas, trabajadores del ARS, organizaciones sociales, gremiales y políticas en repudio a la represión.

    ---) 23/8 Despidos en Tandanor. Corte en la puerta, represión de la Prefectura.

    ---) 22, 23 Y 24/8 Movilización a Agricultura Familiar por los despidos, y paro ATE.

    ---) 24/8 Tercer Plenario de delegados en Punta Lara, impulsada por los trabajadores del ARS y el sindicato de ATE Ensenada con 1.000 delegados de organizaciones nucleadas en las dos CTA, la CGT, la Corriente federal, los Cayetanos, etc., que decidió la jornada del 12 de septiembre. Estos plenarios se pudieron reproducir en algunas provincias y zonas con distintas características.

    ---) 24/8 Marcha al Ministerio de Trabajo de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie.

    ---) 25 Y 26/8 Reunión de la Mesa Nacional de la FNC (en F. Varela).

    ---) 27/8 En San Nicolás, acto en defensa de la industria naval y el ARS. Con la presencia de CTA, CTAA, ATE, Cicop, Judiciales, CCC, CTEP y Barrios de Pie.

    ---) 28/8 Marcha al Ministerio de Seguridad, a un año del atentado contra Julia Rosales.

    ---) 30/8 Multitudinaria movilización nacional universitaria.

    ---) 1/9 Lanzamiento del Frente En marcha de Quilmes, con 1.500 compañeras/os.

    ---) 4/9 Paro, piquetes y movilización regional en el cinturón industrial de Rosario (piquetes en San Lorenzo, Fray Luis Beltrán y Andino), donde participaron los estudiantes de la UNR, la CGT San Lorenzo, las dos CTA y los Cayetanos. El 8/9 se realizó el plenario regional de las Agrupaciones René Salamanca en la CCC.

    ---) 4, 5, 6/9 Elecciones de Conadu H. Triunfo de la lista encabezada por Luis Tiscornia.

    ---) 5/9 En el Congreso, movilización de campesinos pobres y medios FNC, MTE Rural, UTT, FAA, Frente Agrario Evita, etc. Y jornada en todo el país.

    ---) 5/9 Se presentó en el Congreso la ley para que se declare la emergencia en adicciones.

    ---) 5/9 Plenario Regional en Zárate-Campana, donde participaron CCC, Mov. Evita, CTEP, Uocra, ATE, Suteba, Luz y Fuerza, Smata, Camioneros, Químicos, CNEA, Papeleros, Unión Ferroviaria, Cicop, Uecara, Comercio, Ladrilleros, Tandanor, Municipales, Guincheros, Maquinistas de grúa, MTL, CONAT. Se planteó defender la soberanía energética, Atucha III y el Astillero Río Santiago.

    ---) 12/9 Día de la Industria Naval. Movilización de 150.000 personas en la avenida 9 de Julio, de la CCC, la CTEP y Barrios de Pie. Movilizaciones y cortes de ruta en todo el país. ATE convocó a paro nacional.

    ---) 13/9 Permanencia en el Astillero por sus reclamos 3.000 trabajadores. Triunfo parcial: compromiso del gobierno a proveer los elementos para su funcionamiento.


    * * *

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales