06 Jul. 2020 | 13:19
06 Jul. 2020 | 13:19
Opinión / La Hora Política

El camino de la Revolución de Mayo

  •   |  
  • La pandemia multiplica los contagios y golpea en las villas a los que sufren el hambre y la pobreza. Urge unirnos y organizarnos para exigir que los fondos nacionales se destinen en primer lugar para resolver las emergencias, suspendiendo el pago de la deuda corrupta de la timba financiera macrista, investigarla y castigar a los responsables. La semana política por Ricardo Fierro.

    La pandemia en las villas

    La pandemia en el mundo suma al cierre de esta nota 5.512.055 infectados, 2.247.952 recuperados y 346.508 muertos. Tiene un nuevo foco en Sudamérica (dice la Organización Mundial de la Salud), con centro en la barbarie de Bolsonaro en Brasil, y golpea duro en Ecuador, Perú y Chile.

    También crece en la Argentina con 12.628 contagiados, 3.999 recuperados y 467 fallecidos. Tiene su centro en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, y en las zonas más pobres del Chaco, Córdoba, Santa Fe y otras provincias donde se duplicaron los casos en 15 días. El centro, por ahora, son las villas de la Capital Federal, con más de 2.313 contagios y más de 22 muertos. Los contagios en el Gran Buenos Aires amenazan con extenderse a más de 1.000 villas de esa región que no se resuelve simplemente con cordones policiales como en la Villa Azul, en Quilmes y Avellaneda, sino que requieren medidas efectivas de protección para esas poblaciones. Es grave la situación del Chaco. El dengue suma 40.000 casos en el noreste del país. También crecen los casos en los geriátricos, entre trabajadores de la salud y demás trabajos esenciales en la primera línea de la lucha contra el Covid-19.

    La cuarentena y otras medidas positivas frente a la pandemia resultan insuficientes.

    Ahora al ingresar los contagios a las villas, aparece con más nitidez que son millones de familias en todo el país las que viven hacinadas, sin agua, sin elementos de higiene, donde crece el hambre.

    Es necesario avanzar sumando promotores de salud, testeos masivos, carpas sanitarias, salitas de auxilio en los barrios, usando las tierras fiscales y los lotes vacíos, etc.

    La pelea actual es por resolver la emergencia, y abrir un camino en la lucha por tierra, techo, trabajo, salud y educación pública para todos los que habitan nuestro suelo.

    En medio de la cuarentena ¿Quién paga la crisis?

    La Argentina no entró en cesación de pagos (default) el viernes 22/5. Fue Macri con la timba financiera de bancos y usureros, los Fondos de Inversión con sede en Nueva York, y el FMI. Robaron y se llevaron al extranjero esos fondos, profundizando la deuda corrupta e impagable que padecemos.

    Plata hay en la Argentina, está en manos de unos pocos. Los dueños de los bancos, terratenientes, monopolios, cerealeras, petroleras, mineras que siguen saqueando el país. Lo necesario hoy es garantizar que la plata que hay en el país se destine a la lucha contra la pandemia, resolver la crisis social, y poner de pie el país con el trabajo y la producción nacional. Para este objetivo hay que avanzar en suspender el pago de la deuda, investigarla, recuperando y castigando a los que se la llevaron con pala con la política del gobierno de Macri.

    Un paso importante en esa dirección es la batalla para que sea aprobado en el Congreso el impuesto a las grandes fortunas.

    En medio de la pandemia aparece un gran debate político que recorre la Argentina y es de masas, nosotros somos parte y es necesario incidir en este debate poniendo en discusión que las causas de nuestros sufrimientos, nuestros padecimientos y nuestra opresión se originan en la dominación imperialista y terrateniente sobre la economía nacional. Esas dos grandes montañas solo podrán ser derribadas con una revolución de liberación nacional y social.

    Crecen los reclamos y las luchas

    Crecen los merenderos, los comedores y ollas populares en todo el país para paliar el hambre, pero faltan alimentos. El PCR y su JCR como motor, la CCC, la FNC, el movimiento Ni un pibe menos por la droga y demás organizaciones vienen resolviendo su funcionamiento con lo que tienen, con lo que pueden.

    Juan Carlos Alderete planteó que la clave son los Comités de Emergencia por barrio donde lo principal es el rol de las vecinas y vecinos junto a las organizaciones sociales, deportivas, civiles, de las iglesias, etc.

    El ejemplo de Mondelez Pacheco, con su Comisión Interna, asambleas de turno y medidas de lucha, ha conquistado condiciones sanitarias y mejoras salariales; se frenaron los despidos en Mondelez Planta Victoria. Otro ejemplo es del trabajo solidario del Astillero Río Santiago con los desocupados y los campesinos de la zona agraria de La Plata.

    Sigue la pelea por subsidios directos urgentes para sectores en riesgo, particularmente para los floricultores de la zona agraria de La Plata y el cordón verde del Gran Buenos Aires para que puedan seguir produciendo, es uno de los reclamos ante la grave situación.

    Los petroleros defienden sus puestos de trabajo y los de 40.000 suspendidos. El acuerdo de gremios y patronales garantiza la continuidad de todos los trabajadores que había en diciembre de 2019. Un nuevo decreto de Alberto Fernández prohíbe despidos hasta el 31/7.

    Los trabajadores del frigorífico Penta siguen la lucha contra los despidos y pago de salarios atrasados, como demostraron en el locro este 25 de Mayo en la puerta de la fábrica junto a organizaciones como la CCC, el PCR y el PTP.

    En Salta más de 1.200 familias sin techo ocupan tierras, en los predios en San Calixto, Justicia y San Agustín. En Chubut luchan los docentes y estatales. El gobierno de Arcioni les debe tres meses de salarios, pero paga la deuda con las petroleras. En Bahía Blanca con organización y solidaridad la FNC (Federación Nacional Campesina) de Pedro Luro junto con los obreros rurales enrolados en la CCC de Villarino donaron para los comedores más de 4 mil kilos de cebolla, zapallo, papas, morrones y zanahoria, para los comedores populares.

    Es necesario propagandizar en todo el país la declaración nacional de emergencia de los pueblos originarios ante la pandemia del Covid-19. Igualmente es urgente la declaración de la emergencia nacional en violencia de género ante el aumento de los femicidios.

    El saqueo imperialista

    La pandemia aceleró y profundizó la caída de la producción en los países imperialistas. Estados Unidos cayó 4,8%, China 6,8%, Japón 3,4% y Alemania 2,2%. La industria cayó en Rusia 6,6% y se espera para el segundo trimestre un bajón de la economía del 8%. Cada país inyecta billones de pesos para salvar sus empresas y bancos, mientras despiden millones de trabajadores.

    Sin certezas sobre el futuro de la pandemia, la incertidumbre reina en el mundo y agudiza la disputa entre las potencias imperialistas. Esa pelea se expresa en toda América latina y tiñe el curso de la situación política en la Argentina, donde crece la pelea por la hegemonía en el bloque de las clases dominantes.

    Trump hace campaña contra China, la acusa de planificar una ofensiva sobre Latinoamérica. El presidente chino Xi Jinping declaró que su país “se ha enriquecido y se está fortaleciendo… abriendo un nuevo camino para otros países en desarrollo”. Por otra parte, Estados Unidos se retiró del acuerdo de Cielos Abiertos acusando a Rusia de violarlo.

    La pandemia y la crisis económica golpea a los países imperialistas que disputan por la hegemonía mientras descargan la crisis sobre los países dependientes como el nuestro: se derrumbó el precio del petróleo, la soja cayó 8%, los productos agrícolas 16%, los metales 13%, etc. El Banco Mundial anunció que “la mayoría de los productos básicos bajará en 2020”.

    Se cumple lo que denunció el Che Guevara. Los países imperialistas pagan monedas por los productos básicos que producimos los países dependientes, y nos venden caros los productos elaborados con esas materias primas. Se adueñan de nuestras tierras y nuestros minerales, y nos endeudan para imponernos a sus empresas en las obras públicas de energía, transporte, comunicaciones, etc.

    El camino de la Revolución de Mayo

    En la semana de la Revolución de Mayo, revindicamos la gigantesca rebelión de masas encabezada por Tupac Amaru II que en 1780 conmovió los cimientos del régimen colonial imperante. Rebelión de masas insurreccionadas que jugó un papel clave en el camino hacia la independencia de Hispanoamérica. Levantamos las banderas del pueblo junto a las milicias de los chisperos en Plaza de Mayo, y las fuerzas milicianas de patriotas, surgidas del triunfo contra las invasiones inglesas en el fuerte. Ellos impusieron la Primera Junta y abrieron el camino revolucionario que conquistó la patria nueva.

    En la situación actual se pone de relieve la necesidad de la revolución. Nosotros entendemos que para resolver los problemas y sufrimientos de todos los que habitan nuestro suelo, es necesario acabar con la dependencia al imperialismo (sea del color que sea) y el latifundio terrateniente.

    Es importante el rol del PCR y su JCR, el PTP, de la CCC, la FNC, los Cayetanos y demás fuerzas en las que participamos en el Frente de Todos, impulsando la organización de los comités de emergencia por barrios en todo el país, luchando por el protagonismo popular para que todos los recursos nacionales, provinciales y municipales, se destinen para enfrentar la pandemia y la crisis social.

    Somos parte del Frente de Todos y en relación al gobierno de Alberto Fernández nos seguimos ubicando con el criterio de luchar con razón, con ventaja y sin sobrepasarnos. Y nos sumamos a todo lo que contribuya a paliar la situación dramática de millones; pero nuestro objetivo no es el cambio de hegemonía en el bloque de las clases dominantes. No creamos “ilusiones” en que los sufrimientos del pueblo se van a resolver sin una revolución popular, agraria y antiimperialista por la que luchamos.

    Peleamos por la organización de las masas, con el PCR y su JCR como motor, para que avancen a través de su propia experiencia a formas superiores de lucha. Y acumulamos fuerzas para abrir el camino que acabe con la dependencia, el latifundio oligárquico y el Estado reaccionario que los sostiene. Para construir un nuevo Estado donde los trabajadores, los campesinos y el pueblo decidan qué se produce, cómo se produce y cómo se distribuye lo que se produce.-

    (Con la colaboración de Jacinto Roldán)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales