20 Sep. 2020 | 23:32
20 Sep. 2020 | 23:32
Cine

“Una chica invisible”, la peor audición de su vida

  •   |  
  • El director Francisco Bendomir revela el perturbador efecto que tuvo “The Truman Show” para realizar esta película en la que descarga años de ira acumulada. El film narra los vericuetos de una infausta viralización.

    Podrá verse a través de la plataforma Cine.Ar.
    Podrá verse a través de la plataforma Cine.Ar.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Este jueves 13 de agosto estrena en la plataforma Cine.Ar (a sólo $ 30), la película Una chica invisible, de Francisco Bendomir.

    Un hacker a sueldo instala cámaras ocultas en el departamento de una actriz que decide suicidarse al descubrir que la peor audición de su vida se viralizó en YouTube.

    El film cuenta con las actuaciones de Andrea Carballo, Javier de Pietro, Pablo Greco, Lola Ahumada, María Rosa Fugazot, Leandro Martín López, Claudio Torres y Amancay Kazgudenian.

    “Tenía diez años cuando vi The Truman Show por primera y única vez. Era una tarde lluviosa de 1999 y hacía calor. Mamá estaba acostada sobre su cama de una plaza y yo estaba sentado en el borde. La película, subtitulada, se reproducía en un televisor de tubo de 14 pulgadas ubicado sobre una cajonera que parecía un ataúd”, indica Bendomir.

    Y resalta: “de la película no recuerdo más que un par de imágenes. Lo que nunca pude olvidar fue la sensación de terror que me había dejado la idea de que montones de cámaras podrían estar filmando, sin que yo lo supiera, cada segundo de mi vida”.

    “Y aunque muchas veces fantaseé con que el ojo del perro de peluche que me había regalado mi madrina era en realidad una cámara oculta, en el fondo, siempre supe que todas esas cosas pertenecían al mundo de la ciencia ficción”, añade el realizador.

    Luego subraya: “recordando aquella época y reviviendo esa sensación, me di cuenta de que habíamos llegado a un presente potencialmente más aterrador. Cualquier psicópata con conocimientos de informática podría hacer de nuestra vida un reality show, y para colmo, aprovechando las cámaras de nuestros propios artefactos”.

    “Fue entonces que decidí ponerme en la piel de ese psicópata y escribir Una chica invisible. Y aunque la historia se desarrollase en la actualidad, mi mente se transportaba constantemente a 1999. En algún lugar de mi cabeza, creo haber viajado al pasado, rescatado a mi yo de diez años y escrito junto a él una película de espionaje, aunque esto, sin lugar a dudas, no es más que ciencia ficción”, sentencia. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales