14 Nov. 2019 | 16:02
14 Nov. 2019 | 16:02
Seccional intervenida

UOCRA La Plata: Pese a intromisiones del Clan Medina, conformidad de obreros con la gestión normalizadora

  •   |  
  • La ejecución de las obras de readecuación y puesta en valor de la Estación de Trenes y del paso bajo a nivel de 1 y 32 son las más relevantes en la ciudad. ANDigital relevó las condiciones de trabajo, a más de dos años de la salida y detención del Pata Medina.

    Postal del avance de las obras del importante nuevo paso bajo nivel de La Plata.
    Postal del avance de las obras del importante nuevo paso bajo nivel de La Plata.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Con motivo de los fuertes enfrentamiento que se produjeron hace semanas entre fracciones de la UOCRA La Plata en la Destilería de YPF de Ensenada y a razón de cumplirse dos años de la intervención normalizado del gremio tras la detención de su exlíder, Juan Pablo “Pata” Medina, ANDigital realizó un relevamiento en dos de las obras de mayor envergadura que se realizan en la Capital bonaerense para constatar el presente de los trabajadores de la construcción.

    Las obras en cuestión son el paso bajo nivel de la avenida 1 y 32, en el principal acceso a la ciudad por la Autopista Buenos Aires- La Plata, y la de readaptación de andenes y puesta en valor de la Estación de Trenes.

    Sin mediación de la actual gestión normalizadora a cargo de Carlos Vergara, esta agencia se aproximó a ambas obras y dialogó con los trabajadores que realizan tareas en ellas. Salvo alguna puntual excepción, todos accedieron a dar testimonio del presente laboral y gremial a más de dos años del ocaso del denominado Clan Medina, durante décadas protagonista de escándalos de todo tipo, incluso policiales.

    “Estamos muy satisfechos con la gestión. Hace dos años se renegaba siempre por lo mismo, siempre tenían trabajo los mismos, pero ahora la gestión analiza quién realmente necesita ayuda y se la da. Antes tenía trabajo cualquier amigo (de los Medina), ahora los verdaderos trabajadores”, fue la explicación de Jorge Montenegro, operario ayudante en las obras de la estación de trenes de las avenidas 1 y 44.

    En el mismo tiempo de descanso en el que dialogaron con ANDigital, junto a Montenegro, su par Luis Alberto Lemmos (también ayudante), evaluó: “Ahora incluso hay más colaboración para la familia, hay más contención. Antes había un solo comedor en el centro (de la ciudad), ahora se acercan a nosotros. En algunos barrios, como en el mío, se abrió uno y el platito de comida siempre está. Entonces, si algún compañero no tiene trabajo, sabe que el comida está”.

    Para Montenegro, desde la actual intervención normalizadora dispuesta por el secretario general de la UOCRA Nacional, Gerardo Martínez, la primera exigencia resulta una obviedad, aunque no lo era así en tiempos de Juan Pablo Medina: cumplir con el trabajo, respetando a rajatabla horarios, tareas y medidas de seguridad.

    “Ahora si vos cuidás el trabajo, lo conservás hasta la finalización de la obra. Y si estás desocupado, hay contención para el compañero y su familia. Esta gestión premia el cumplimiento”, enfatizó Montenegro, agregando: “Estamos trabajando, laburamos tranquilos, ya que nadie nos exige nada más que cumplir con buen desempeño la tarea”.

    Al respecto, Lemmos enfatizó en la misma sintonía: “Una buena cosa que se hace bien en esta oportunidad es que la gente que ingresa a trabajar, ya tiene la fuente de trabajo y tiene continuidad. Ya no se hace recambio, la gente que ingresa ya no está con la siempre mala expectativa, por la familia que uno tiene a cargo, de quedarse sin trabajo… siempre y cuando cumplamos, que no faltemos, que hagamos la tarea en obra de cada día”.

    Sobre dádivas y retornos

    Uno de los grandes cuestionamientos realizados por los trabajadores de la seccional en tiempos del “Pata” Medina, era la compulsiva quita de parte de los sueldos sin fines claros, aunque la Justicia presume que (entre otros tantos ilícitos), que ese dinero iba a parar al clan familiar.

    “Eran entre 1000 y 1200 pesos por quincena por compañero, ahora ya no. No se sabía a dónde iban, pero siempre había que bajar una moneda. Siempre había alguna excusa: que para los compañeros desocupados, que para el comedor, y uno lo ponía de buena fe. Luego se revolucionó todo porque uno iba al comedor y ese dinero no llegaba, se cruzaba con un amigo desocupado y tampoco recibía ayuda ni para una garrafa o un medicamento”, afirmó Daniel Suárez, un veterano operario de la importante obra ferroviaria, que tiene fecha de conclusión para antes de este fin de año.

    En el caso del paso bajo nivel de la Avenida 1 y 32 de La Plata, la situación de los trabajadores resultó similar, con iguales conclusiones sobre el proceso normalizador dispuesto por el secretariado general nacional de la UOCRA.

    “Estamos trabajando muy bien, tranquilos. La actual gestión nos está dando una mano, están haciendo funcionar la bolsa de trabajo para que todos podamos llevar el pan a la casa. Me saco el sombrero con la intervención”, fue lo primero que respondió a esta agencia, elogioso, el oficial armador Armando Maidana.

    Al respecto, Marcos Rodríguez, también operario oficial armador, agregó: “Después del problema que hubo (en referencia a la detención del “Pata” Medina, y la consecuente paralización de la seccional), estuvimos parados mucho tiempo. En mi caso estoy en el gremio hace diez años y gracias a Dios hoy estamos más tranquilos”.

    Ante las consultas, sumó que “ahora no se le pide nada a nadie, no se le saca nada a nadie. Antes siempre había que poner un dinero, un billete que se decía era para los desocupados, pero en realidad no se sabía a donde iba a parar”.

    Rodríguez se mostró insistente en subrayar la tarea de contención social que se realiza ahora, respecto a la cuestionable gestión precedente a Vergara: “En mi barrio Villa Alba, se nos dio la posibilidad de abrir un comedor para los niños y adultos mayores para que nunca les falte un plato de comida. Y no es solo para los compañeros sin trabajo, sino también para la gente del barrio que está necesitada. La puerta está abierta para todas las personas con hambre y necesidades. La verdad que estamos muy contentos. La intervención está haciendo un trabajo de ayuda social muy importante”.

    “Estamos trabajando y esta gestión nos está ayudando. Estamos muy agradecidos. Trabajando, nosotros agradecemos el trabajo. Todos los meses se suman nuevos puestos para los compañeros desocupados”, sumó a continuación  Raúl Rodríguez, otro operario presente.

    “Ahora si se cumple, hay continuidad. Como en todo trabajo, si cumplís seguís”, fue la conclusión del joven ayudante de obra, David Ávila, asentada por el resto de sus compañeros. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales