25 Sep. 2020 | 07:44
25 Sep. 2020 | 07:44
Salud

Evalúan impacto del tratamiento con cámaras hiperbáricas en pacientes COVID positivo

  •   |  
  • El uso de esta aparatología permitiría que las personas no lleguen a la instancia del respirador logrando revertir el cuadro de forma más rápida y liberando camas hospitalarias. Es un protocolo de investigación que comenzaron tres nosocomios públicos del AMBA.

    Donadas por la empresa argentina BioBarica.
    Donadas por la empresa argentina BioBarica.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) Tres cámaras hiperbáricas fueron donadas a diferentes hospitales públicos del AMBA para llevar a cabo un estudio multicéntrico que tiene como objetivo el tratamiento de pacientes COVID-19 con hipoxemia severa.

    Es decir, el uso de la cámara hiperbárica intentará demostrar que los pacientes con falta de oxígeno en los tejidos pueden revertir el cuadro en hasta cinco días y evitar así la instancia del respirador.

    De esta manera, los hospitales Muñiz, Santojanni y el de San Isidro dieron por iniciada la etapa de tratamiento de pacientes, que si bien van obteniendo resultados en tiempo real, se podrá saber aproximadamente en 30 días luego de evaluar varios casos.

    “La cámara hiperbárica se implementa en pacientes que comienzan a tener baja saturación de oxígeno por la inflamación pulmonar que produce el virus”, expresó la doctora Mariana Cannellotto, presidenta de la Asociación Argentina de Medicina Hiperbárica e Investigación (AAMHEI).

    Asimismo, precisó que “se les suministra oxígeno puro al 100 % en la cámara presurizada y eso hace que llegue rápidamente al plasma, a los tejidos y a las células, rompiendo la barrera de la inflamación”.

    Vale consignar que el protocolo se desarrolla con las cámaras hiperbáricas que fueron donadas por la empresa argentina BioBarica, líder mundial en fabricación y desarrollo de centros de medicina hiperbárica con presencia en más de 30 países.

    Mientras que el equipo de investigadores está encabezado por los doctores Eleonora Cunto (Hospital Muñiz), Guillermo Keller (Hospital Santojanni) y Ramiro Larrea (Hospital San Isidro) y además cuenta con el aval de la Asociación Argentina de Medicina Hiperbárica e Investigación (AAMHEI).

    Hasta el momento el tratamiento se está probando en ocho pacientes pacientes distribuidos en los tres hospitales. Ya hay algunos pacientes que fueron dados de alta y que tuvieron una excelente respuesta. Se necesitaron cinco sesiones (una por día) de 90 minutos cada una y se observó como la saturación fue mejorando día a día y no volvió a niveles anteriores.

    Se espera que este protocolo marque un precedente importante en la investigación sobre posibles tratamientos para la enfermedad COVID-19.

    No obstante, esta terapia ya tiene indicaciones aprobadas en distintas patologías de consulta frecuente en la salud pública como por ejemplo infecciones complicadas, heridas complejas, rehabilitación neurológica y tratamiento del dolor crónico.

    Además es coadyuvante en las cirugías reconstructivas porque favorece la cicatrización y acelera los tiempos de recuperación. Por tanto, también será de gran beneficio para la atención de los pacientes una vez finalizada la pandemia.

    Como antecedente de su eficacia encontramos al Hospital de Quemados Arturo U. Illia y el Hospital Ramos Mejía, quienes cuentan con cámaras hiperbáricas desde 2018 y 2019 y han obtenido excelentes resultados en heridas, quemaduras y radiolesiones.

    Beneficios

    El paciente ingresa a una cámara presurizada para respirar altas concentraciones de oxígeno. Esto genera hiperoxia que aumenta el volumen de oxígeno disuelto en plasma sanguíneo. Al existir mayor difusión de oxígeno se alcanzan todos los tejidos, incluso los que fueron afectados. Como consecuencia se desencadena una serie de efectos fisiológicos terapéuticos. Hay un aumento en la oxigenación pulmonar y se mejora la respuesta inmune.

    En este contexto de pandemia COVID-19 se está probando en pacientes infectados y con falla hipoxemia respiratoria (disminución significativa de los niveles de oxígeno en sangre por un déficit respiratorio) pero que no presenten contraindicaciones pulmonares. De esta manera se lograría evitar la instancia del uso del respirador, disminuir la fase inflamatoria y acelerar los tiempos para una mejor recuperación del paciente pero a la vez para liberar las camas hospitalarias.

    Antecedentes en el mundo

    Durante el primer trimestre del año, en un hospital de Wuhan el doctor Zhong Xiaoling trató en cámara hiperbárica a cinco pacientes infectados con COVID-19. Después de la primera sesión, reportó que se redujeron la disnea y el dolor de pecho.

    Tras la segunda, disminuyó la frecuencia respiratoria y se alivió la dificultad para respirar. A partir del quinto día se recuperaron los valores arteriales de oxígeno. Se evidenció mejora pulmonar y las tomografías demostraron menores niveles de inflamación. Asimismo, actualmente hay cinco protocolos en curso en distintos hospitales de Estados Unidos. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales