Redes Sociales
Cotización Dólar{dolar_c}/{dolar_v} Cotización Euro{euro_c}/{euro_v}
     
ANDigital

Sobre "Django sin cadenas"
La venganza será violenta
Sangre, torturas, latigazos, tiros atravesando cráneos, explosiones y pedazos de carne volando por los aires están presentes a lo largo de toda la aventura. Esa violencia explícita e hiperbólica, tan típica de las películas de Tarantino, sigue generando debates en torno a la representación cinematográfica de acontecimientos extremos como es, en este caso, la esclavitud.
Enviar   Ver Comentarios ( 0)

Por Juan Pedro Nardi (*)
Especial para ANDigital

Volvió Quentin Tarantino. En esta ocasión con un film ambientado en la Norteamérica del siglo XIX, dos años antes de la Guerra Civil.

En ese contexto, el director pone en escena la aventura de Django (Jamie Foxx), un esclavo negro que es comprado por el caza recompensa alemán King Schultz (Christoph Waltz) para que le guíe hasta los hermanos Brittle, tres criminales esclavistas buscados por la ley.

Luego de eliminar a los delincuentes, Schultz otorga la libertad a Django y le propone unirse a él como caza recompensas. Éste acepta pero en realidad lo que pretende es rescatar a su joven prometida, Broomhilda (Kerry Washington), quien está en manos de uno de los más avaros terratenientes de Mississippi, Calvin Candie (Leonardo Di Caprio). Rescatar a la dama será el objetivo narrativo que guiará el film.

Sangre, torturas, latigazos, tiros atravesando cráneos, explosiones y pedazos de carne volando por los aires están presentes a lo largo de toda la aventura. Esa violencia explícita e hiperbólica, tan típica de las películas de Tarantino, sigue generando debates en torno a la representación cinematográfica de acontecimientos tan extremos como es, en este caso, la esclavitud.

“¿Cómo podría no ser violenta una historia que trata sobre algo tan violento como la esclavitud?”, respondió Quentin ante una arriesgada pregunta periodística. Pero podría no serlo. A pesar de que el director justificó esa violencia exagerada como una forma de shockear al espectador, lo temático no tiene porqué definir lo formal, es decir: no necesariamente porque el contenido de la película esté basado en una de las atrocidades más terribles de la humanidad (la esclavitud y sus trágicas consecuencias) el film que le da forma a ese contenido deba de ser violento. Pensemos en La vida es bella (Roberto Benigni, 1997), en la que se retrata el nazismo sin mostrar una gota de sangre.

Pero si esa violencia tanto física y verbal como social realmente sucedió, ¿debemos de poner en penitencia al cine que la muestra de la manera más cruda? ¿acaso ver tanta violencia radical vuelve al espectador potencialmente agresivo? No podemos sostener que ver hechos violentos nos volverá más violentos, pero si sostenemos que somos sujetos que aprendemos observando, ver tanta violencia en el cine o en la televisión ¿nos acostumbrará a aceptarla y a reproducirla?

Distintos científicos sociales se han preocupado por la representación de la violencia en los medios y son varias las aproximaciones que se han hecho al tema. Una de las líneas más interesantes es la propuesta por la “psicología del aprendizaje” (Albert Bandura, 1988) que sostiene que todo comportamiento agresivo viene determinado por un aprendizaje previo. De esta manera los niños sociabilizados en contextos de violencia serán “más propensos” a tener conductas agresivas. No es coincidencia que Django sin cadenas haya sido calificada para mayores de 16 años con restricciones.

Pero por otro lado, también se plantea la cuestión de si el cine debe mirar para otro lado y hacerse el ciego ante la violencia del mundo exterior. Pensamos que no. De ninguna manera. Debe de representarla pero sin hacer de la violencia un dios al cual la cinta le rinde culto.

Lo paradójico del film de Tarantino es que los personajes de Schultz y Django son los “buenos” de la película, los héroes que hacen justicia pero con una violencia brutal. El caza recompensas alemán demuestra cierto repudio ante la esclavitud, un fuerte sentido de compañerismo (demostrado en el momento que decide acompañar a Django en la peligrosa aventura que implica rescatar a su prometida) y una delicada sensibilidad hacia Django: “ahora que te libere me siento un poco responsable por ti”, confiesa sinceramente.

Esto alienta a afirmar que, de alguna manera, el espectador acepta la violencia ejercida por los protagonistas, en cierto sentido la “justifica”: es un acto de castigo y justicia contra los “malos”, esos criminales fuera de la ley que deben pagar por sus atrocidades. Además, es una violencia que se diferencia completamente de la profesada por el villano Calvin Candie, quien la utiliza para castigar la desobediencia de sus esclavos o la reproduce y deleita en las peleas de Mandingo (enfrentamientos ultra violentos de esclavos hasta la muerte).

Pero lo interesante de Django es que en esta ocasión la violencia se contextualiza en un periodo social determinado: la esclavitud. Todas esas agresiones se dan porque quienes las ejercen viven en un sistema violento. El modo de producción basado en el trabajo de mano de obra esclava instauro un tipo de relación entre los hombres que es absurdamente cruel y en ese contexto las conductas agresivas brotan con más facilidad que en otro tipo de circunstancias.

Por lo tanto, en Django, la violencia refleja una época “criminal” que permite reflexionar sobre un tipo de sociedad sin caer en frívolos esteticismos aficionados a la violencia en sí misma como si pareció manifestarse en alguna de sus películas anteriores, por ejemplo toda la saga Kill Bill.

(*) Comunicador Audiovisual
Columnista en Radio Universidad de La Plata



Su comentario

Bookmark and Share


Megaoperativo en la Villa Carlos Gardel, filmado en 1ª persona




Los Borrachos del Patrón: El 'Chili' amenaza a los jugadores



Destacados

1 2 3 4 5 6
La medida fue realizada por agremiados a la AEMOPBA.




 













Alert Este Contenido requiere Flash.

Para ver este contenido, JavaScript debe estar habilitado y necesita la última versión de Adobe Flash Player.

Descargue Flash Player ahora!

Obtenga Adobe Flash Player




   


 Copyright © 2008 Agencia de Noticias Digital   
andigital.com.ar - info@andigital.com.ar - Staff  
Todos los derechos reservados.