27 Jun. 2019 | 07:08
27 Jun. 2019 | 07:08
Salud

La importancia del control cardiológico precompetitivo en adultos

  •   |  
  • A la hora de iniciar o retomar una actividad deportiva, es necesario tener en cuenta que una evaluación cardiológica es fundamental para determinar la presencia de riesgos potenciales para nuestra salud.

     

    Por Diego G. Weimann (*)

    Especial para ANDigital

     

    Con la evolución de nuestras actividades, el advenimiento de la tecnología y la vorágine cotidiana a la que nos vemos expuestos, (muchas veces sin darnos cuenta) resulta una opción cada día más tentadora, la realización de algún tipo actividad física, ya sea recreativa o competitiva, como “salida” para escapar de nuestra rutina y, a su vez, para sentirnos menos culpables por algún que otro “gustito” no tan saludable que solemos darnos.

    Ahora bien, no tener antecedentes cardiológicos de relevancia no nos habilita a realizar actividad física sin conocer previamente cual es nuestro status cardiológico.

    Con una consulta cardiológica inicialmente y tras la realización de estudios sencillos, ampliamente disponibles y de accesibilidad cada día más rápida, podemos descartar una serie de enfermedades (directa o indirectamente) que podrían ponernos en riesgo a la hora de ejercitar nuestro cuerpo.

    Existe controversia en cuanto a la legislación y los alcances de la responsabilidad médica en la confección de los aptos físicos, que no son solo una firma en una planilla y “nada más”, sino que constituye un acto médico, y como tal, debe realizarse con la seriedad que requiere.

    Hay diversas opiniones acerca de cuáles estudios deberían incluirse en el chequeo cardiológico precompetitivo, sobre todo en lo que respecta a la realización de deportes competitivos, pero todas confluyen en el mismo sentido: la consulta médica inicial es el primer paso.

    Está demostrado que una historia clínica pormenorizada, incluyendo antecedentes personales y heredofamiliares, presencia de antecedentes y factores de riesgo cardiovascular, así como el examen físico dirigido y un electrocardiograma basal, son los primeros escalones de la evaluación previa al inicio de la actividad física.

    El Electrocardiograma, elemento extremadamente útil, e indispensable en todo chequeo cardiológico, nos brinda información importante, pero tiene la limitación de ser un estudio estático, por lo cual, la ausencia de alteraciones en reposo no alcanza para determinar el riesgo de padecer algún evento duro a nivel cardiovascular.

    Es aquí donde entran en juego el resto de los estudios complementarios que nos ayudarán a realizar una correcta apreciación del paciente.

    La Prueba Ergométrica Graduada de 12 derivaciones, comúnmente conocida como Prueba de Esfuerzo, es otro de los estudios que deben llevarse a cabo en este grupo de pacientes.

    Consiste en la realización de una actividad física protocolizada (en cinta o en bicicleta fija), con el monitoreo continuo de parámetros tales como electrocardiograma, control de tensión arterial y evaluación de síntomas durante el esfuerzo físico. Si durante la prueba se alcanzan los objetivos prefijados, el paciente no refiere síntomas y tanto el monitoreo electrocardiográfico como las cifras de tensión arterial se encuentran dentro de parámetros normales, sólo nos queda un método más por utilizar.

    El Ecocardiograma Doppler Color es el estudio que nos permite completar la pesquisa precompetitiva, aportando datos acerca de la estructura y la motilidad del corazón, así como el funcionamiento y la anatomía de las válvulas cardíacas.

    Una vez obtenidos los resultados, estaremos en condiciones de ver qué tipo de actividades son las recomendadas para determinado paciente de acuerdo a edad, contextura física y respuesta ante el esfuerzo.

    Por último, recuerde que no todos los cuerpos responden de la misma manera a las exigencias físicas, por lo cual, guiarse por la capacidad de respuesta de un vecino o familiar, aún de similar edad, sólo aportará ansiedad a una actividad que, como se destaca al inicio del artículo, muchas veces debe ser el punto de partida para la práctica de una actividad saludable.

    Ante cualquier duda, consulte a su médico.

    (*) Médico Especialista en Cardiología - MP 116953

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales