23 Jan. 2017 | 08:24

Bitácoras bonaerenses

Apareció Randazzo y sacudió el tablero de Vidal y el Presupuesto 2017

  •   |  
  • El chivilcoyano irrumpió en el tablero y juntó a la tropa para pedir la vicepresidencia de Diputados, que le corresponde al Frente Renovador, en base al acuerdo que pactaron la gobernadora y Sergio Massa. El peronismo se juega la continuidad de su frágil unidad.

    Apareció Randazzo y sacudió el tablero de Vidal y el Presupuesto 2017

    Las negociaciones en torno al Presupuesto provincial siempre están caracterizadas por las pujas, intrigas, sorpresas y tensiones de todo escenario caliente de la política. Pero este año, la llamada “Ley de leyes” tiene más condimento de lo acostumbrado y los giros de último momento irrumpen sobre el tablero. En el último mes, las pulseadas que el variado arco del peronismo mantiene con Cambiemos para negociar el Presupuesto 2017 estuvieron protagonizadas por el monto de endeudamiento que pidió María Eugenia Vidal que supera los 90 mil millones de pesos. Pero esta semana apareció Florencio Randazzo, dejó de sólo asomar la cabeza y se puso al frente de las negociaciones. La irrupción.

    Con Randazzo como jugador clave, el lunes y martes de la semana que pasó fueron centros de varias reuniones donde el peronismo, en uno de sus últimos intentos de “unidad” que intentan cimentar desde la Cumbre de Lobos, definió llevar formalmente el pedido de ocupar la vicepresidencia de la Cámara Diputados, que en base al “pacto de gobernabilidad” que gestaron en 2015 Vidal y Sergio Massa para este año, le corresponde al massismo. Bajo ese marco, el martes, en la sede del Banco Provincia en Capital Federal, la comitiva integrada por el titular del PJ Bonaerense, Fernando Espinoza; el intendente de San Martín y referente del Grupo Esmeralda, Gabriel Katopodis; el intendente de San Antonio de Areco y referenciado en el Instituto Patria, Francisco “Paco” Durañona, y el diputado del bloque Peronismo para la Victoria-FpV, Fernando “Chino” Navarro, se reunieron con el ministro de Gobierno, Joaquín De la Torre, y pusieron sobre la mesa ese pedido. El sacudón sobre el escenario.

    La sombra de Randazzo estuvo presente en toda esa jugada del peronismo. Pero no sólo es el pedido de la vicepresidencia de la Cámara Baja, en los planes del chivilcoyano está la intención de que Vidal realice un cambio de “garantes de la gobernabilidad”: peronismo por massismo, aprovechando que a nivel nacional desde la Casa Rosada, Mauricio Macri y sus escuderos apuntaron duro contra el tigrense tras la media sanción en Diputados Nacionales del proyecto de Ganancias de la oposición. Todo el plan se gestó el lunes por la noche, cuando Randazzo congregó, en sus oficinas de Moreno y Bolívar, del barrio porteño de San Telmo, a todos los espacios del peronismo, donde incluso estuvieron representantes de La Cámpora. Desde el entorno de Randazzo, además, dejaron trascender que la cumbre fue para “iniciar el rearmado” del peronismo de cara al 2017, como así también ponerse a la cabeza del pedido de la vicepresidencia. Con ese empuje, la comitiva fue al día siguiente a plasmarle el pedido a De la Torre. “Nos dijo que lo van a analizar, pero anticipó que está difícil”, dijo un asistente a ese cónclave. La negativa maquillada del exmassista ahora funcionario de Vidal tiene que dilatar la respuesta concreta a ese pedido y espera a que las internas propias del peronismo terminen por dinamitar la sensible unidad y con ella la fuerza para –en todo caso– presionar para conseguir la vicepresidencia. “Nosotros estamos bien, no creo que avance ese pedido por sus divisiones internas”, afirmó una fuente de la primera plana de la Gobernación. La negativa.

    En el “vidalismo” apelan a una lógica: no romper con Massa, respetar el “pacto de gobernabilidad” y que los cruces con el tigrense a nivel nacional “afecten lo menos posible” en el territorio bonaerense. El objetivo de Vidal es seguir apostando a refugiarse en el massismo, antes que en el peronismo. Además, como una carta bajo la manga, Calle 6 cuenta con que las internas que hay entre el Grupo Esmeralda, el Fénix, el Establo y el Patria, sean beneficiosas para cumplir los planes y esperan romper con la débil unidad del peronismo, dilapidar el peso de los 36 votos que pretende aglutinar el peronismo en su conjunto en Diputados y hacer uso de los sectores más dialoguistas para conseguir las voluntades que les faltan, más los que les tiene asegurado el Frente Renovador. Para eso, es fundamental el papel de Martín Insaurralde, el “negociador unilateral”. En columnas anteriores se dijo que en las negociación que hizo con el jefe de Gabinete, Federico Salvai, el lomense le aseguró los votos que le falta a Cambiemos para aprobar la llamada “Ley de leyes” en la Cámara Baja. En el bloque FpV-PJ, a los que llaman “Los trece” y que conduce Walter Abarca, hay muchas divisiones y visiones distintas que fueron aprovechadas por el alcalde de Lomas de Zamora. Así, pudo juntar las voluntades necesarias, para que llegado el momento, ante cualquier situación, la mitad de esa bancada tenga que bajar al recinto y apoyar la “Ley de leyes”. Asimismo, el bloque del Peronismo para la Victoria, que en las sombras conduce el “Chino” Navarro, es número cantado para seguir una línea similar. La jugada de pizarrón.

    Otro dato para tomar en cuenta es que la irrupción de Randazzo en las negociaciones por el Presupuesto 2017 y el pedido de la vicepresidencia, choca con el accionar de Insaurralde, pese a que ambos mantienen buena sintonía e incluso buscan mismos objetivos para el peronismo. En los pasillos de la Legislatura, muchos observadores sostienen que Vidal se negará a aceptar el pedido del peronismo, porque existe un “acuerdo de varios diputados para bajar al recinto, a instancias del Grupo Esmeralda y en tensión con Randazzo”. Por otro lado, en Calle 6 también hay malestar con el chivilcoyano por haber sacudido el tablero con el pedido de la vicepresidencia, cuando el foco estaba en el Endeudamiento y el reparto de otros cargos, como en la Defensoría del Pueblo y el Tribunal de Cuentas. En la Gobernación afirman que Randazzo intentó quebrar un escenario donde “todo estaba acordado”. Duelo de liderazgos en el peronismo.

    La sesión en Diputados y Senadores que tenía que realizarse el miércoles 14 para tratar Presupuesto, queda postergado para el 21. “No tenemos apuro”, afirman desde la primera plana de la Gobernación, y los legisladores de Cambiemos aseguran que “Vidal les enseñó a ser pacientes”. Con la ayuda de los reclutados por Insaurralde y el Grupo Esmeralda, más los que tiene el “Chino” Navarro, Vidal puede tener aprobado su Presupuesto 2017 esta semana. Pero si sucede ese escenario, el peronismo vivirá otro explosivo al no haber podido mantener su unidad, aunque sea para la votación de la “Ley de leyes”. Asimismo, Randazzo jugó su primera ficha en serio sobre el tablero político bonaerense. Si fracasa el pedido y el peronismo vota dividido, será una derrota en su debut como el político que en la actualidad pretende conducir al peronismo.