13 Dec. 2017 | 06:24
13 Dec. 2017 | 06:24
Bitácoras bonaerenses

“Súper Vidal”: Triunfo coyuntural sobre Presupuesto y victoria épica en Fondo del Conurbano

  •   |  
  • La gobernadora está a punto de anotar nuevas victorias en su currículum bonaerense. En un tratamiento exprés la “Ley de leyes” se aprobará esta semana. Por otro lado, asoma el éxito de “Mariu” sobre la restitución a la provincia de esa deuda histórica.

    La Gobernadora ante la Cámara de Diputados bonaerense.
    La Gobernadora ante la Cámara de Diputados bonaerense.

    María Eugenia Vidal llegó la provincia de Buenos Aires para hacer historia. En 2015 le propinó una derrota histórica al peronismo bonaerense, tras haberle arrebatado la gobernación luego de 28 años de hegemonía y se convirtió en la primera mujer gobernadora. Dos años más tarde, apeló a la casi omnipresencia de su imagen, se puso la campaña bonaerense al hombro y logró que Esteban Bullrich le ganase las elecciones a Cristina Fernández de Kirchner, nada más y nada menos. La máquina electoral llamada Vidal derrotó por segunda vez al peronismo. Este fin de 2017 también trae otro triunfo para “Mariu”, laureles históricos y épicos que seguramente consagrarán más a la gobernadora en el universo bonaerense. Después de más de 20 años de reclamos e injusticias, la Provincia está a punto de lograr un triunfo sobre el Fondo del Conurbano y una compensación que regará de una suma más que importante a la economía bonaerense. Más laureles para Vidal.

    El tratamiento exprés sobre el Presupuesto 2018

    El cierre de este 2017 está cargado de escenarios políticos que la gobernadora tiene que resolver. No se puede obviar el más importante en cuanto a la política coyuntural: el tratamiento del Presupuesto 2018 y la Ley Impositiva. La mandataria bonaerense se encamina a aprobar la llamada “Ley de leyes” de la forma más fácil y rápida en sus dos años de gobierno. A diferencia de los anteriores, todo indica que el tratamiento exprés que pidió “Mariu” está a punto de ser una realidad. En un primer intento, esos que siempre se ponen sobre la mesa, Cambiemos convocó a una sesión para el jueves 9 en Diputados, para intentar darle sanción a la norma. Como estaba previsto, la sesión se cayó, pero sin mayores escándalos o sobresaltos, sino con la seguridad de que este martes 14, Diputados y Senadores provinciales transformarán en ley el proyecto que envió el Ejecutivo. Salvo alguna contingencia extrema, el martes la Provincia tendrá aprobada su “Ley de leyes”. El escenario asegurado.

    Con un peronismo golpeado por la derrota de octubre, preso de sus internas y egos personalistas, con un massismo diezmado y el empuje de la victoria electoral, Vidal logró aunar los votos necesarios para aprobar el Presupuesto 2018 y la Ley Impositiva. La jugada de Cambiemos sobre el tablero solo apuntó a convalidad nuevamente el apoyo de Sergio Massa y sus legisladores, más convencer a un peronismo disperso que cuenta con diputados y senadores que terminan mandato en diciembre, han demostrado su pocas ganas de hacer algo por la “unidad del peronismo” y por algunos favores están dispuestos a apoyar al oficialismo. El martes 7, en la sede del Banco Provincia en Capital Federal, Vidal y su jefe de Gabinete, Federico Salvai, y su ministro de Economía, Hernán Lacunza, mantuvieron un encuentro con Sergio Massa y su comitiva compuesta por los diputados Rubén Eslaiman y Valeria Arata, y los intendentes de San Fernando, Luis Andreotti, y de General Alvarado, Germán Di Césare. Nuevamente Massa hizo gala de su “opoficialismo” y se ubicó como el garante de los votos de 1País (Frente Renovador más GEN) en las dos Cámaras para poder aprobar el Presupuesto y la Ley Fiscal. El tigrense optó por cuidar los reductos que le quedaron del “pacto de gobernabilidad” que gestó con la gobernadora en 2015-2016. El último gran favor de Massa a Vidal, ya que su magro papel electoral hace que su poder legislativo quede muy reducido después del 10 de diciembre, tan sólo tendrá dos senadores de 9 y 13 diputados de 18 que todavía tiene. Los favores del tigrense.

    El Presupuesto enviado por Vidal a la Legislatura proyecta 630 mil millones de pesos de gastos para el 2018, con un endeudamiento de 85 mil millones de pesos. Se destaca el “Pacto Fiscal” que la gobernadora pretende sellar con los 135 municipios bonaerenses, escenario donde intendentes oficialistas y opositores resisten, sobre todo en las modificaciones al Fondo Educativo. Desde Calle 6 están dispuestos a modificar el porcentaje del Fondo atado a obras y reducirlo del 85 al 50 por ciento para intendentes del Conurbano y 40 por ciento para los del Interior. Otro punto conflictivo de le negociación es el artículo que busca implementar la participación de actores privados en proyectos de obra pública, a partir de la adhesión de Buenos Aires a la Ley de Participación Pública Privada (PPP). Sobre esto Vidal logró un principio de acuerdo con el massismo para poner un tope de 1.000 millones de dólares. Con la ayuda de Massa, Cambiemos cuenta con el apoyo 18 diputados, más cuatro del GEN y cinco senadores. Dato aparte y con serias chances de apoyar la norma, están los cuatro senadores que pegaron el portazo en el Frente Renovador y formaron el bloque Peronismo Renovador. En la suma serían 9 senadores. Para sancionar el Presupuesto 2018 y la Ley Impositiva, el oficialismo también necesita acordar con otros sectores y así alcanzar los dos tercios de los votos necesarios en ambas Cámaras (62 diputados y 31 senadores). Sobre ese escenario surgen las negociaciones individuales con el peronismo que no sólo está dividido en varios bloques (FpV, FpV-PJ y Peronismo para la Victoria en Diputados y, FpV-PJ y Bloque Peronista en el Senado), sino que apuntó a las negociaciones individuales que incluso llegaron al seno de La Cámpora. Sobre ese plano Salvai se reunió con intendentes peronistas que quieren ser el nexo para las negociaciones. Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Hugo Corvatta (Saavedra) y Juan Pablo De Jesús (Partido de la Costa), más otros, acordaron con el oficialismo el aporte peronista de los votos que faltan para lograr los dos tercios. En la vereda de enfrente, del sector más kirchnerista del peronismo, la intendenta Verónica Magario de La Matanza y el titular del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, quisieron lograr una postura general del peronismo -incluso con contactos con legisladores massistas- para bloquear la votación del Presupuesto. Sin embargo, la reunión convocada por los matanceros en el Anexo del Senado el miércoles 1ro de noviembre resaltó también por las ausencias de los intendentes del Conurbano. La recolección de votos.

    El mayor triunfo histórico para Vidal

    Los senderos conducen a que finalmente se plasmé el mayor triunfo político de Vidal en su primera gestión como gobernadora. Todo parece indicar que esta semana se resolverá después de más de 20 años la polémica sobre el Fondo del Conurbano, una injusticia que se posó sobre la provincia y que parecía imposible de resolver. Desde que se sentó en el Sillón de Dardo Rocha, Vidal se puso como objetivo saldar este reclamo histórico para los bonaerenses, algo que todos sus predecesores amagaron con hacer, pero sin siquiera dar el segundo paso. La Gobernadora intentó primero por el camino parlamentario, en los primeros meses de 2016 se reunió con diputados y senadores nacionales que representan a la Provincia en el Congreso, para generar un proyecto que devuelva a Buenos Aires los fondos que le corresponden. Pero el escenario mostró que el proyecto estaba destinado al fracaso, ya que los legisladores de todas las otras provincias iban a rechazarlo. Con ese impedimento, Vidal optó por el Plan B, la vía judicial y en agosto del año pasado presentó ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación una demanda al Estado Nacional para la restitución de los fondos, unos 300 millones de pesos, por el retroactivo de los últimos cinco años. Movimientos sobre el tablero.

    A comienzos de 2017, en Gobernación supieron por contactos con el titular de la Corte, Ricardo Lorenzetti, que iba a tener un fallo favorable, pero que no iba a salir antes de las elecciones del 22 de octubre, para evitar suspicacias. El fallo de la Corte apuntaría a reconocer el legítimo reclamo de la provincia de Buenos Aires, pero exhortar a Nación a dar resolución al conflicto. En el fondo, el máximo tribunal siempre apostó por la salida política. Bajo ese escenario, desde Calle 6 sólo esperaban el fallo de la Corte y no entraron en ninguna negociación política con las provincias, escenario que sí lo hizo Nación -mediante el Ministerio del Interior que conduce Rogelio Frigerio- que siempre prefirió la salida política a la judicialce Rogelio Frigerio- que siempre prefirió la salida política a la judicial. El asunto comenzó a delinear su final de la mano de las reformas fiscales que impulsa Mauricio Macri para toda la Nación, días antes una foto de Vidal con Lorenzetti generó el clima para poder negociar con el resto de las provincias: el mensaje fue claro, Buenos Aires tenía el fallo favorable bajo el brazo. De ese modo, este jueves 9 de noviembre, tras el encuentro que el Presidente mantuvo con todos los gobernadores. Frigerio anunció que se hizo una oferta a la provincia de Buenos Aires que consiste en derogar el artículo 104 de la Ley de Ganancias, que establecía que el 36 por ciento de su recaudación no ingresaba a la masa coparticipable. Esto implicaría la devolución a Buenos Aires de un piso de 20 mil millones de pesos por año, pero sin quitar fondos al resto de las provincias, a cambio de que el gobierno de Vidal retire la demanda que presentó al respecto ante la Corte Suprema de Justicia. Solución sobre la mesa.

    Pero el anuncio de la presunta oferta aceptada trajo cortocircuitos entre La Rosada y Gobernación. Desde las altas esfera de Calle 6 aclararon que “todavía no hay acuerdo” y que se “analizará la propuesta”, para dar una respuesta el jueves 16, día que se llevará adelante la segunda reunión. En ese sentido, aclararon que “no se desistió” de la demanda iniciada en la Corte Suprema de Justicia. De hecho, al día siguiente, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, salió a dar entrevistas donde se ocupó de aclarar que “aún no hay acuerdo”. “Veinte mil millones es mucho dinero, pero lo que debería recibir son 65 mil millones y este es el reclamo que tenemos a Nación, reponer lo que necesita la provincia que son 65 mil millones”, enfatizó el funcionario en declaraciones radiales. Cortocircuitos o tensiones orquestadas, lo cierto es que horas más tarde Nación salió a redoblar la apuesta y ofrecer que esos 20.000 millones se duplican a 40.000 millones para 2018. Además, en 2019, la cifra del Fondo llegaría a los 65.000 millones de pesos, monto que desde la administración bonaerense reclamaron públicamente. Todo indica que el jueves 16, Macri, Vidal y el resto de los gobernadores sellarán en papel con su firma el acuerdo histórico que termine con las disputas sobre el Fondo del Conurbano. La gran ganadora será, sin dudas, María Eugenia Vidal, quien se consagrará con los laureles de otro triunfo histórico que el peronismo no pudo lograr. Más allá de las bondades económicas que traerán los millonarios montos que tendrá la Provincia, en lo político “Mariu” y Cambiemos tendrán más músculos de los que tienen para enfrentar los futuros escenarios electorales. El objetivo final, doblegar y terminar con el peronismo en su principal bastión y crear una nueva hegemonía.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales