18 Sep. 2019 | 10:26
18 Sep. 2019 | 10:26
Bitácoras bonaerenses

Eliminar las PASO: ¿Otra cortina de humo electoral de Cambiemos?

  •   |  
  • Fracasado el intento por adelantar las elecciones bonaerenses, intendentes del PRO vuelven a insistir con sacar las Primarias del calendario electoral. La mano de Vidal, las internas del oficialismo.

    Macri y Vidal parecen caminar por la misma senda, por el momento...
    Macri y Vidal parecen caminar por la misma senda, por el momento...

    El plan de operaciones avanzó en otra etapa, sepultada la idea María Eugenia Vidal de adelantar las elecciones bonaerenses, ahora otra artimaña electoral se ubica en el centro de la escena y pretende convertirse en el foco de discusiones y cruces entre oficialismo y oposición. La jugada ahora es distinta, son los intendentes bonaerenses del PRO quienes –en una curiosa autonomía– vuelven a insistir con su idea de eliminar las PASO (primarias abiertas, simultáneas y obligatorias). A apenas una semana de que Vidal decidiera no desdoblar las elecciones provinciales, esta idea fue fogoneada nuevamente por los dos alcaldes con más peso en el oficialismo: Jorge Macri, de Vicente López, y Néstor Grindetti, de Lanús. Los argumentos esgrimidos por estos jefes comunales se acoplan a uno que usó el peronismo para rechazar de plano el adelantamiento de las elecciones: los gastos. El PJ Bonaerense, en pleno auge del debate sobre el desdoblamiento, cruzó duro a Vidal y alertó sobre el “derroche” que se haría si es que se modificaba la fecha electoral: “Son 3.200 millones de pesos de gastos innecesarios”, advertían. En ese ping pong, ahora son los alcaldes del PRO quienes hablan de “austeridad” y sostienen que la PASO “cuesta 5.800 millones de pesos”. Duelo de argumentos.

    La idea del grupo encabezado por Jorge Macri, el primo del presidente, no es nueva. En octubre del 2018, los alcaldes del PRO pusieron la iniciativa sobre la mesa y hasta diseñaron dos borradores de proyectos para llevarlos ante Vidal y Mauricio Macri. La idea, en principio fue analizada por los jefes de Gabinete de Provincia, el hábil Federico Salvai, y por el de Nación, el poderoso e influyente Marcos Peña. Pero, con el correr de los días, desde la Casa Rosada fueron archivando esa idea y se concentraron en poner el radar de desconfianza sobre la idea de “Mariu” de desdoblar las elecciones bonaerenses. En este febrero que corre, el escenario –o más bien la táctica– parece tener distintos ribetes. Tras el intento fallido de desdoblar los comicios, en las altas esferas de Gobernación afirman una y otra vez que “no están evaluando la idea de eliminar las PASO”. Desde la mesa chica del vidalismo prefieren no estar al frente de una nueva tensión con La Rosada, dado que hace dos semanas Peña les dijo a Vidal y a Salvai que “eliminar las PASO no es posible”. Esa negativa fue trascendental para que Calle 6 descartase el tema y afirmase. “No la vemos como opción”. Las internas feroces del PRO.

    Sin embargo, y pese a esta negativa hecha pública, Jorge Macri y Grindetti persisten en la idea de eliminar las PASO y hasta armaron una cumbre de intendentes PRO en Vicente López para darle forma al plan. Este viernes, los alcaldes Julio Garro (La Plata), Héctor Gay (Bahía Blanca), Pablo Petrecca (Junín), Ezequiel Galli (Olavarría), Nicolás Ducoté (Pilar), Martiniano Molina (Quilmes), Martín Yeza (Pinamar), Mariano Barroso (9 de Julio), Javier Martínez (Pergamino), Oscar Luciani (Luján), Sebastián Abella (Campana), Camilo Etchevarren (Dolores), Darío Kubar (General Rodríguez) y Fernanda Antonijevic (Baradero), plasmaron una postal conjunta como un modo de presionar a Peña e instarlo a evaluar el plan para eliminar las PASO que, ratificada la fecha de la elección provincial el mismo día que la nacional, ahora depende del Congreso cualquier modificación, ya que debería modificarse la Ley Nacional 26.571. Dos datos curiosos surgieron de la cumbre: la presencia de diputados y senadores bonaerenses del PRO (Verónica Barbieri, Mauricio Vivani, César Torres y Lorena Petrovich), ligados a los intendentes, y la total ausencia de los legisladores que responden directamente a Gobernación. Cabe recordar que, en noviembre del año pasado, este plan hizo pública otra interna en Cambiemos. El diputado Marcelo Daletto, que responde políticamente a Emilio Monzó, cuestionó duramente las versiones sobre eliminar las PASO que fogoneaban sus compañeros de bancada y hasta dijo que se “buscaba evitar opiniones diferentes” dentro de Cambiemos. Por esos días, la idea de Gobernación de dejar circular un borrador de proyecto en la Legislatura bonaerense era “hacer un poco de ruido” en los albores de la discusión grosa por el Presupuesto 2019. Las jugadas sobre el tablero.

    Con el escenario en claro y los movimientos de los actores claros, ahora cabe hacer algunas preguntas: ¿Pese a que Vidal no analiza eliminar las PASO, los intendentes de su espacio actúan autónomos sobre este plan? ¿La presión de los intendentes PRO a Peña, no es la que indirectamente ejerce Vidal? Sería ilusorio creer que en la política, y menos en la “tradicional” que ejerce Vidal, no pueda controlar o deje hacer planes a los intendentes de su mismo partido, sin medir las consecuencias. Por ahora, en este lenguaje indirecto, que tanto le gusta usar para “dialogar” a Vidal y Salvai con Peña, la reacción del peronismo fue la esperada: que todos sus referentes estén hablando y condenando el tema y calificándolo de una “artimaña electoral”. A Vidal le sirve sacar el foco de temas más sensibles que afectan a los ciudadanos, a Macri también. Todo enero se habló del adelantamiento o no de las elecciones, febrero trae eliminar o no las PASO. Pero también hay una preocupación real en Calle 6 sobre el escenario electoral. En las dos elecciones anteriores Vidal perdió las PASO, en 2015 contra el FpV y en 2017 contra Cristina Fernández de Kirchner. Si bien en las generales pudo revertir la situación y consagrarse, el panorama para la elección de este año es diferente. Macri es un “salvavidas de plomo” y la resignación de ir pegada a su boleta preocupa a la mandataria y a su mesa chica. Jugarse el todo por el todo en una sola elección es una movida que no desagrada a la Gobernadora. Mientras tanto, una nueva cortina de humo sirve para ganar tiempo en un año electoral cargado de especulaciones.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales