12 Dec. 2019 | 14:33
12 Dec. 2019 | 14:33
Día histórico en la capital bonaerense

Veredicto condenatorio en el primer juicio por jurados de La Plata

  •   |  
  • Tras una maratónica audiencia, el acusado Ramón Argüello Cabañas fue encontrado culpable por el delito menor de homicidio culposo. Quedará en libertad bajo caución juratoria. Todos los detalles.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) Tras una extensa audiencia de debate, culminó el primer juicio por jurados de La Plata y el acusado fue encontrado culpable por el delito menor de homicidio culposo. De todos modos, Ignacio Ramón Argüello Cabañas quedará en libertad bajo caución juratoria.

    La última jornada de debate comenzó este viernes a las 9 de la mañana y culminó el día sábado a la 1.20 de la madrugada. Durante la audiencia, testificó el acusado y se sometió a preguntas de las partes. Cabañas negó los hechos que se le imputan y dijo ser inocente y que amaba a su único amigo Luis Gustavo Valenzuela.

    Aseguró ante la jueza técnica del jurado y los abogados que la muerte de Valenzuela se debió a un disparo accidental que él mismo se efectuó a corta distancia. Luego de su deposición, se realizaron los alegatos.

    El primer turno fue para la fiscal, quien conjuntamente con la abogada de la particular damnificada, indicó que en el expediente obran elementos suficientes como para condenar a Cabañas y atribuirle un dolo manifiesto en su conducta homicida.

    Las acusadoras cuestionaron el testimonio del imputado indicando que no pudo precisar ni dar detalles sobre el trágico hecho y le atribuyeron la responsabilidad luego de que, a criterio de las letradas, Cabañas intentó huir de la escena Y no quedarse para asistirlo o bien explicar ante los testigos que llegaron tras el disparo a la escena que se trató de un accidente.

    Por su parte, la defensa planteó que Cabañas era inocente del hecho que se le atribuye debido a que el examen pericial conocido como “dermotest” no registró restos de pólvora en sus manos. La pericia se realizó en la Comisaría Tercera de Los Hornos, estando el acusado en condición de detenido y a pocas horas de ocurrido el hecho.

    Larga deliberación

    Luego de los alegatos, todos los integrantes del jurado se reunieron en una sala contigua y se mantuvieron allí durante más de seis horas para encontrar un veredicto.
    Tras una larga espera y una maratónica jornada, a la 1.20 de la madrugada, los integrantes del jurado emitieron por mayoría de 10 votos el veredicto condenatorio para Cabañas.

    El acusado recuperará su libertad en las próximas horas debido a que la condena impuesta es por la figura de homicidio culposo. Quedará bajo caución juratoria.

    El caso

    En el juicio se intentó establecer si hubo responsabilidad directa por parte de Ignacio Román Argüello Cabañas en la muerte de Luis Gustavo Valenzuela. El acusado llegó detenido al debate.

    Según se desprende del expediente, el 1 de febrero de 2015, ambos estaban reunidos en 142 bis y 73, tomando una cerveza en horas de la tarde-noche, y Valenzuela recibió un disparo en su cadera con un arma de fuego, lo que provocó que sea derivado de urgencia al hospital San Martín de La Plata. Tras permanecer allí durante 27 días, murió en una larga e intensa agonía.

    Su entorno sindicó a Argüello Cabañas como al tirador y le acreditó la intención manifiesta de querer disparar tras una discusión que habría pasado a mayores.

    Esa es la teoría por la que abogaron ante la jueza Carmen Palacios Arias y ante los miembros del jurado los integrantes del bloque acusador.

    La querella estuvo conformada por la fiscal Victoria Huergo, mientras que el rol de particular damnificado lo ejerció la abogada Rosa María Ángeles Barreto.

    Ambas acusaron a Cabañas y le atribuyeron un dolo manifiesto. Además de sindicarlo como principal responsable del hecho, le endilgaron la huida de la escena para procurar su impunidad: “escapó en una moto de color rojo, de la cual no recuerdo la marca, y luego amenazó a varias personas”, contó la viuda de Valenzuela en la primera audiencia realizada el pasado miércoles.

    La mujer rompió en llanto al recordar a su esposo y se posicionó ella misma como testigo directa del trágico hecho al indicar que fue testigo ocular, debido a que la escena se registró a metros de su vivienda y que pudo ver desde una de las ventanas de la casa.

    En tanto, la defensa de Cabañas indicó que su cliente no es responsable de la muerte de la víctima, debido a que el arma se disparó en forma accidental. “Mientras Valenzuela manipulaba la pistola accidentalmente apretó el gatillo y se disparó a la altura de la cintura, nadie que tira a matar dispara a esa zona”, indicaron desde la defensa compuesta por tres letrados: Matías Pietra Sanz, Gerónimo Rosón y Andrea Reynoso.

    Además, los defensores se ampararon en que en el examen conocido como “dermotest” no hubo rastros de pólvora de Cabañas y, por lo tanto, no estaba debidamente probado que fuera él quien le disparó a la víctima. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales