26 Aug. 2019 | 02:42
26 Aug. 2019 | 02:42
Opinión

Fernández / Fernández, la fórmula del triunfo

  •   |  
  • El autor, de confesa extracción peronista, resuelve brevemente el porqué de la bomba política del fin de semana que reacomoda y condiciona todo el tablero electoral de cara a octubre.

    El suceso

    A primera hora de la mañana del sábado, Cristina Fernández de Kirchner publica en sus redes sociales un video en el que interpreta y analiza la actualidad del país. Además de eso, como si fuera poco, anuncia que será candidata a vicepresidente acompañando a Alberto Fernández.

    La noticia irrumpe en la escena nacional como un rayo, empieza la carrera en serio de cara a las próximas elecciones presidenciales. Sorprende también. CFK, a pesar de la campaña basada en las mentiras y el odio que llevan adelante el gobierno de Cambiemos y los medios hegemónicos de comunicación, cada día mide más. Cada día la posibilidad de que fuera electa como la futura presidente de los argentinos, se sentía más próxima.

    Mucha gente se estaba ilusionando con esa posibilidad (entre ellos, quien esto escribe), por eso la noticia nos dejó aturdidos, atónitos, no sabíamos cómo reaccionar, no entendíamos los que estaba pasando.

    ¡¿Por qué CFK no se postularía para presidente?!

    La interpretación

    Las circunstancias de la vida me dieron la posibilidad de tener línea directa con uno de los analistas políticos más lúcidos de nuestro país, Gogo Morete (mi padre), luego de charlar telefónicamente con él se me aclaro un poco el panorama.

    La decisión tiene dos aspectos, uno de corto plazo y otro de mediano y largo plazo. El de corto plazo tiene que ver con la estrategia electoral. El de mediano y largo plazo con una estrategia de gobernabilidad. La confluencia de ambos aspectos tiene como resultado la elección de invitar a Alberto Fernández a que sea candidato a presidente.

    En cuanto a la estrategia electoral, CFK, privilegia la unidad del peronismo cediendo su postulación a presidente para ganar la elección. Pone en jaque a los candidatos peronistas no K (Sergio Massa, Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti, etcétera), los deja sin excusa para participar de un gran armado nacional para derrotar a Cambiemos.

    En términos de estrategia de gobernabilidad, CFK sabe que un triunfo suyo como candidata a presidente provocaría una escalada de violencia y persecución como la sufrida en Brasil por Lula Da Silva y Dilma Rousseff, en Venezuela por Nicolás Maduro, en Ecuador por Rafael Correa.

    CFK se blinda personalmente y blinda el proyecto nacional y popular de cualquier embate de la derecha neoliberal. Entiende que la situación que heredará el próximo gobierno es la de un país en ruinas, endeudado con el FMI, con la capacidad de producción reducida, con nula capacidad de consumo de los ciudadanos ahogados por la inflación descontrolada y el aumento del dólar. Y que solo se podrá resurgir con un gobierno de carácter nacional y popular, fuerte, un gobierno de consenso, que sepa transformarse en una instancia superadora de la política nacional.

    El devenir

    Mucha gente se ilusionaba con la posibilidad (entre ellos, quien esto escribe) que la candidata a presidente fuera Cristina Fernández, en cambio lo será, Alberto Fernández. Esperemos que el orden de los factores no altere el producto.-

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales