07 Aug. 2020 | 21:37
07 Aug. 2020 | 21:37
Opinión

Este año, los salarios de los docentes le van a ganar a la inflación

  •   |  
  • Con motivo de iniciarse el Ciclo Lectivo en la mayoría de las provincias, entre otras definiciones, el ministro de Educación de la Nación destaca que desde el gobierno “buscamos debatir el rumbo de la educación junto a las y los protagonistas de la misma”.

    Por Nicolás Trotta (*)

    Desde el comienzo de nuestra gestión supimos que para poner a la Argentina de pie la prioridad debía ser -después de la lucha contra el hambre- la Educación.

    La decisión del gobierno de convocar a la paritaria nacional docente pretende transitar un proceso de construcción de consensos, y dejar atrás cualquier etapa vinculada al desencuentro o confrontación con las maestras y maestros. Toda transformación que ingresa al aula, lo hace de la mano de los docentes. Por eso, buscamos debatir el rumbo de la educación junto a las y los protagonistas de la misma, para que las decisiones sean tomadas en conjunto. Y, a excepción de este año, el decreto indica que se llamará a la mesa de negociación todos los meses de noviembre para darnos el tiempo necesario para debatir y acordar.

    Nos propusimos llevar adelante una paritaria nacional que funcione como una herramienta de política educativa, que exceda la discusión salarial para incluir diversos aspectos que hacen al bienestar de nuestras maestras y maestros. Así, seguiremos trabajando en conjunto en distintas comisiones que analizarán el sistema educativo, evaluarán las condiciones de salud y de trabajo de las y los docentes y debatirán el camino que debemos recorrer entre todos para cumplir la Ley de Financiamiento Educativo.

    Hemos propuesto a las cinco organizaciones sindicales con representación nacional un salario inicial de 23 mil pesos a partir de marzo de 2020 y de 25 mil desde julio. Además, nos comprometimos a sostener el programa de compensación salarial para asistir a las provincias que no logren abonar el piso salarial fijado por la paritaria nacional. También se acordó una suma fija de 4.840 pesos que se pagará en cuatro cuotas consecutivas. De esta forma, se comienza a transitar un camino que tiene como horizonte reducir la brecha salarial que existe.

    Otro objetivo concreto que nos hemos planteado es romper la inercia de la caída en la inversión educativa. Donde hay más necesidad, tiene que haber más escuelas y el Estado es quien tiene que invertir prioritariamente en aquellos lugares que presentan mayor vulnerabilidad social.

    La primera vez que nuestro país logró una inversión superior al 6 por ciento del PBI, tal como establece la Ley de Financiamiento Educativo, fue en el 2015. Luego, desde 2016, empezó un enorme declive en el que se perdió 1,3 puntos de inversión en educación. Eso terminó repercutiendo en la capacidad de respuesta que puede tener nuestra escuela frente a una realidad desigual, y también impactó en lo que ha sido una gran pérdida de capacidad de compra del salario de nuestras maestras y maestros. Asimismo, creemos en políticas educativas federales. A través del Consejo Federal de Educación, nos sentamos las 24 jurisdicciones a dialogar y a trabajar para poder seguir avanzando en la ruptura de las profundas inequidades que existen en la Argentina. Es imperiosa la necesidad de trabajar juntos por el futuro de nuestras niñas y niños.

    La semana pasada dimos un paso muy importante para comenzar a transitar este acuerdo de federalizar la educación. Queremos que haya una paritaria abierta constante y que los salarios le ganen a la inflación en 2020. En línea con la misión que nos encomendó nuestro presidente Alberto Fernández, todas las partes nos hemos comprometido para iniciar un camino de recuperación de la Argentina.-

    (*) Ministro de Educación de la Nación.

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales