23 Sep. 2020 | 22:40
23 Sep. 2020 | 22:40
Infraestructura en cárceles

Fernández y Kicillof inauguraron plazas carcelarias del Sistema Penitenciario Bonaerense

  •   |  
  • “Queremos que el castigo tenga condiciones humanitarias”, dijo el presidente.  “En el gobierno anterior se pasó de 33 mil a casi 49 mil internos, y las plazas aumentaron sólo en mil; es insostenible” puntualizó el gobernador.

    Alberto en Olivos y Axel desde Varela.
    Alberto en Olivos y Axel desde Varela.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) El presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof inauguraron este viernes obras de infraestructura en tres cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), emplazadas en Florencio Varela, Magdalena y San Martín, que incluyen 364 nuevas plazas, salones de usos múltiples, escuelas y talleres.

    Desde la Residencia de Olivos, y por videoconferencia, Alberto resaltó que “no podemos seguir mirando impávidos las condiciones de hacinamiento en que están hoy las cárceles”, mientras que Kicillof se encontraba en la Unidad Nº 32 de Florencio Varela, y afirmó: “El encierro debe tener límites éticos y no puede haber más penuria que esa”.

    “La pérdida de la libertad es algo muy pesado para cualquier ser humano. Hay quienes dicen que es necesario que esa persona que hizo un mal se resocialice, y así tiene que ser”, agregó, y reafirmó: “Necesitamos que las personas que están en la cárcel soportando el castigo del encierro tenga la posibilidad de prepararse para el día en que vuelvan a estar libres”.

    Asimismo, subrayó la importancia de que “el encierro no se convierta en un hacinamiento que vuelva más violento” a quien está preso, al tiempo que puntualizó: “Los condenados deben tener un trato humanitario y ético, tener la posibilidad de estudiar y formarse, ver a sus seres queridos”.

    “Tampoco queremos vivir en una sociedad en la que quede impune el delito, sino que queremos que cuando ocurre el delito, sea castigado”, aseguró el mandatario.

    El Plan de Infraestructura Penitenciaria de la provincia de Buenos Aires cuenta con una inversión de $ 800 millones, y prevé la edificación de un total de 1.350 nuevos lugares de alojamiento para fines de este año, y tiene el objetivo de construir pabellones, salones de usos múltiples, escuelas y centros de salud.

    Además, el Gobierno nacional destinó los fondos para la construcción de 15 nuevos hospitales penitenciarios de 382 metros cuadrados; con 24 habitaciones individuales; ocho baños; servicios de laboratorio; salas de rayos, ecografías y mamografías; camas de terapia intensiva; y unidades de diálisis.

    El gobernador, acompañado por el intendente local, Andrés Watson; el ministro de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, Julio Alak, y demás funcionarios nacionales, provinciales y municipales, dijo que “hay un cambio de dirección en lo que respecta a la política carcelaria en la Provincia, porque en el gobierno anterior se pasó de 33 mil internos a casi 49 mil, aumentando sólo en mil plazas la capacidad”, y puntualizó: “Esto fue insostenible, con decisiones dispersas y equivocadas”.

    “Nosotros asumimos con una huelga de hambre por falta de suministros, y planteamos una política de inversión, políticas sanitarias y educativas, de priorización en formación en oficios, y para garantizar condiciones humanas”, destacó Kicillof.

    Luego se refirió a las medidas que se toman para evitar la reincidiencia, y resaltó la importancia de “garantizar que cuando alguien cumple la condena tenga un lugar digno”, además de “dar prioridad a la formación en todos lo niveles y en oficios”, ya que “las estadísticas son impresionantes: quienes cursan estudios universitarios mientras cumplen condena tienen reincidencia cero”.

    En este sentido, dijo que de los 42 mil internos alojados en dependencias del SPB “mil son analfabetos”, y es por ello que se busca “incentivar el estudio en cárceles”.

    El Gobernador dejó claro que “desde el Poder Ejecutivo no se definen las libertades ni quiénes ingresan con una condena”, sino que esa situación es potestad “del Poder Judicial”, pero asumió que “sí tenemos responsabilidad en hacer que las condiciones de condena no sean inhumanas”.

    Las obras inauguradas están localizadas en la mencionada Unidad Penal Nº 32 de Florencio Varela, la Nº 28 de Magdalena y Nº 47 de San Martín. En la primera se construyeron 144 nuevas plazas distribuidas en tres pabellones, un salón de usos múltiples, un taller y una escuela; en la segunda, 156 plazas en tres pabellones, un SUM y una escuela, y en la tercera 64 plazas en el sector de pre-egreso, y divididas en ocho casas nuevas, donde se alojan los internos que cumplen sus últimos meses de condena.

    En todos los casos, las obras fueron trabajos que quedaron paralizados durante la gestión provincial anterior, lo que provocó una crisis humanitaria en las 58 cárceles bonaerenses, que llegaron a contar con una superpoblación del 100 por ciento en su capacidad de albergue, que fue condenada en 2018 por la Justicia y por los organismos internacionales de derechos humanos. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales