30 Jan. 2023 | 08:21
30 Jan. 2023 | 08:21
Lealtad asegurada

Vínculo humano-animal: una relación que requiere cuidados y responsabilidad

  •   |  
  • Como consecuencia del incremento en la adopción, también debería aumentar el nivel vacunación, desparasitación y recaudos, protegiendo a las mascotas y al resto de la familia de enfermedades.

    En Argentina, el 80 % de los hogares tienen un integrante animal.
    En Argentina, el 80 % de los hogares tienen un integrante animal.

    CIUDAD DE BUENOS AIRES (ANDigital) En un contexto pospandemia en el que el número de personas que poseen un animal de compañía ha aumentado recientemente en varios países, Argentina representa el porcentaje de hogares con mascotas más alto a nivel mundial.

    “La adopción aumentó un 200 % en pandemia, hoy el 80 % de los hogares de nuestro país tiene por lo menos uno. De la mano de este fenómeno, se pudo ver cómo fue cambiando la relación de las personas con sus animales, hoy existe lo que llamamos la humanización y con ella un nuevo paradigma de cuidados. Se ha pasado de ser ‘dueños de mascotas’ a ‘padres de animales de compañía’”, expresó la médica veterinaria Rosario Ares, gerente técnica y de Salud Pública para la región APUB (Argentina/Paraguay/Uruguay/Bolivia) de Boehringer Ingelheim.

    En el marco del encuentro “Evolución del vínculo humano-animal. Tendencias y desafíos”, se presentaron los resultados de la investigación “Mascotas, personas, encuesta pandémica: Navegando por la paternidad de las mascotas en la nueva normalidad”, que concluyó:

    - 55 % de los tutores se sentían culpables de volver a trabajar

    - 44 % preferían pasar el encierro con animales de compañía y no parejas

    - 13 % tuvo que hacer cambio en su carrera laboral para no dejar a sus animales

    - 72 % dijo que pasar tiempo con ellos le redujo el stress

    - El 38 % quisiera tener otra mascota para que le haga compañía a la actual cuando va al trabajo

    “Se puede ver claramente el cambio en la mirada y la relación que comparte un humano con su animal de compañía. Los tutores dicen que la pandemia ha arrojado nueva luz sobre cuánto significan sus animales para ellos, tanto que están afectando las decisiones importantes de vida”, agregó Ares.

    Por otro lado, en la última década hubo un incremento de la expectativa de vida de las mascotas; los gatos viven tres años más y dos años los perros. Esta evolución trae de la mano la aparición de más enfermedades causadas por el envejecimiento.

    Durante la reunión, de la que participaron más de 350 veterinarios del país y de la región, también expusieron los doctores Pablo Borrás, médico veterinario dedicado a las enfermedades parasitarias e infecciosas en pequeños animales, y Alonso Prado Masías, director técnico global–biológicos-pets de Boehringer Ingelheim, quienes hablaron sobre los nuevos desafíos que representa el manejo de las enfermedades parasitarias e infecciosas de los animales así como también su impacto en el entorno familiar.

    Si bien en el contexto pandemia se comprobó un aumento de la medicalización, los especialistas refirieron que esa tendencia no se dio plenamente en el segmento vacunas, por lo que reforzaron las recomendaciones en cuanto a la tenencia responsable y a su profilaxis.

    En ese sentido, el doctor Borrás destacó que el control de los endoparásitos es clave para la salud y el bienestar; y que, si bien algunos de ellos pueden ser asintomáticos, es crucial su diagnóstico y tratamiento. También hizo foco en la importancia de la limpieza y desinfección de los hogares.

    Asimismo, precisó que “en perros que convivan con adultos mayores, familias con niños pequeños o personas inmunocomprometidas, se encuentra indicado instaurar un programa de desparasitación interna mensual”, al tiempo que resulta fundamental la categorización de cada paciente para seleccionar la mejor estrategia de prevención y control. “Al prevenir las parasitosis en los caninos cuidamos la salud de la familia”, resumió.

    Alonso Prado Masías también abordó durante su exposición la cuestión de la inmunización; hizo referencia a las posibles fallas asociadas al proceso de vacunación. Entre las causas más frecuentes de las mismas, resaltó problemas relacionados a la calidad de las vacunas, a su estado de conservación (temperatura y caducidad), a la utilización del antígeno adecuado, a la inmunodeficiencia del animal (ya sea por alguna enfermedad o tratamiento que esté atravesando), a una inmunoincompetencia genética, o a una infección en progreso.

    Sin embargo, más allá de esta multicausalidad, el profesional remarcó que el problema número uno suele darse por la neutralización de la vacuna por anticuerpos maternales transmitidos durante la lactancia y que son fundamentales para los primeros meses de vida del animal, pero que muchas veces anulan el efecto de las vacunas, salvo en el caso de aquellas con nuevas tecnologías como la Tecnología Recombinante.

    Cada persona es responsable del estado de salud de sus animales de compañía, especialmente en lo que respecta a las enfermedades infecciosas que se pueden prevenir de manera eficiente gracias a la vacunación. En ese sentido, la prevención de zoonosis toma cada vez más relevancia.

    En la reunión, todos los profesionales coincidieron en que como consecuencia del marcado incremento en la adopción, también debería aumentar el nivel vacunación, desparasitación y cuidados, protegiendo a los animales y al resto de la familia de enfermedades. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales