16 Jan. 2022 | 18:27
16 Jan. 2022 | 18:27
Debate instalado

“Limitar la voluntad popular local es un retroceso en la autonomía municipal”

  •   |  
  • Así lo advirtió el diputado provincial del FdT, Walter Abarca. Se trata del punto medular de un proyecto de su autoría en el que deja librado al voto de la ciudadanía la eventual reelección de los intendentes.

    Walter Abarca.
    Walter Abarca.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) El diputado provincial del Frente de Todos, Walter Abarca, presentó un proyecto a los fines de fortalecer las autonomías municipales, dejando supeditada las eventuales reelecciones de intendentes a la “voluntad popular”.

    En el articulado de su iniciativa propone modificar el Artículo 3 de la Ley Orgánica de las Municipalidades para que quede redactado de la siguiente manera: “El intendente será elegido directamente por el pueblo y durará cuatro años en sus funciones pudiendo ser reelecto”.

    “Los concejales serán elegidos directamente por el pueblo y durarán cuatro años en sus funciones. El Concejo se renovará por mitades cada dos años y sus miembros podrán ser reelectos por un nuevo periodo, en el supuesto que hayan sido reelectos no podrán ser elegidos en el mismo cargo, sino con intervalo de un periodo”, completó.

    En sus fundamentos, el legislador oriundo de Saladillo reseña que “en la Constitución provincial no se establece un límite de tiempo ni de reelecciones para el Departamento Ejecutivo unipersonal, esto se establece por Ley en el Artículo 3 de la Ley Orgánica de las Municipalidades, que ha tenido modificaciones por última vez en agosto del año 2016, estableciendo que los intendentes y concejales solo podrán tener una relección pudiendo ser elegidos para el mismo cargo con un intervalo de un periodo”.

    Con el presente proyecto “se establece que la elección del intendente municipal es determinada únicamente por el voto popular, universal, igual, secreto, libre y obligatorio de los vecinos del municipio”.

    También recuerda que con la reforma constitucional de 1994 en el artículo 123 de la Carta Magna se establece que las provincias deben asegurar la autonomía municipal, es decir que la misma es “de naturaleza local y debe ser resuelta por cada provincia en el ámbito de sus atribuciones y sus realidades vigentes”.

    “El municipio debe ser el ámbito adecuado para que se canalicen las expresiones primarias de libertad, participación y sentido de responsabilidad ciudadana, vinculada con el bien común y la justicia”, contextualiza Abarca.

    Además, pone de relieve que “actualmente los municipios poseen grandes desafíos debido al rol activo que tienen, jugando un papel clave en el desarrollo provincial y, como la otra cara de la misma moneda, es el intendente quien mejor conoce las necesidades del pueblo y, ¿quién mejor que el pueblo para volver a delegar en él su representación evaluando si cumplió o no dando respuestas a las demandas locales?”.

    “No se puede recortar la democracia limitándola. Es con el voto como la democracia pone sus límites a los que pretenden tener el mandato de la gente que le es delegado a través de la representación política”, añade el diputado oficialista.

    Así las cosas, indica que “cada comunidad tiene que poseer la capacidad de dictarse su propia carta orgánica local” la cual “determinará si se opta o no por la reelección de sus intendentes”.

    Finalmente, rechazó cualquier límite a la “voluntad popular”, pues ello configura “un retroceso en la autonomía municipal”. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales