28 May. 2022 | 04:20
28 May. 2022 | 04:20
Brutal

Destrozos y represión en la movilización de los familiares de Braian al boliche de Pilar

  •   |  
  • Piedrazos, balas de goma y gases lacrimógenos se hicieron presentes en el marco del reclamo que llevaron a cabo amigos y familiares del joven de 22 años asesinado. Los detalles.

    Braian Cuitiño.
    Braian Cuitiño.

    PILAR-BUENOS AIRES (ANDigital) Una verdadera batahola se vivió este lunes por la tarde-noche en las puertas del boliche Napoleón, en Pilar –donde en la madrugada del viernes una patota asesinó a golpes y piedrazos a Braian Cuitiño–, que incluyó pedradas, balas de goma y hasta gases lacrimógenos.

    Cuitiño, de 22 años de edad, fue brutalmente asesinado por al menos cinco personas –tres hombres y dos mujeres– a la salida del boliche cuando se encontraba junto a su hermana Paula, de 19, y luego de que ella mantuviera una pelea con una de esas mujeres, que llegó acompañada y a bordo de un Ford Focus de color gris.

    Tras golpearlo, y de acuerdo al relato de testigos, las mujeres le arrojaron piedrazos en la cabeza al joven cuando estaba inconsciente y en el piso, para luego huir del lugar.

    En grave estado Braian fue trasladado al Hospital Municipal Sangrienta, donde se constató un politraumatismo encéfalo-craneal y minutos más tarde falleció.

    A partir de ese momento el caso recayó en la UFI Nº 4 Descentralizada de Pilar, a cargo del fiscal Gonzalo Agüero, quien tras caratular la causa como “homicidio doblemente agravado por cometerse con premeditación, alevosía y la participación de más de dos personas”, y rápidamente instruyó allanamientos luego de librar órdenes de detención.

    Tres personas fueron detenidas –un hombre de 22 años y propietario del Focus, y dos mujeres, ambas de 19–, pero ello no fue suficiente porque los familiares y amigos de Braian acudieron a la calle Las Magnolias al 700 –donde se emplaza el boliche– e intentaron ingresar por la fuerza al lugar porque aseguran que allí dentro comenzó el problema que culminó en las afueras, donde denuncian que no había presencia policial.

    Braian Cuitiño tenía 22 años y una beba de menos de un año, y fue asesinado luego de intentar recuperar lo que le habían robado a él y a su hermana dentro del local. Era oriundo de San Francisco Solano, del lado de Almirante Brown, y había ido a Pilar a visitar a su hermana.

    “Le robaron a mi hermana y a mi hermano. No me interesa que estén presos, quiero que estén toda la vida ahí. Una mujer lo mató a mi hermano de un piedrazo en la cabeza”, relató otra de las hermanas del joven. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales