21 May. 2022 | 19:11
21 May. 2022 | 19:11
Sigue la polémica

A 20 años del 2001: “La Alianza convocó a Cavallo porque se había tragado la llave de la convertibilidad”

  •   |  
  • Luego de acusar a varios dirigentes de un golpe blando, el exvocero presidencial de Fernando De La Rúa, el bahiense Juan Pablo Baylac, reveló el porqué de la decisión de sumar al economista en el gobierno.

    CORONEL PRINGLES-BUENOS AIRES (ANDigital) En diálogo con ANDigital, Juan Pablo Baylac, vocero del expresidente Fernando De La Rúa, reveló que la convocatoria de Domingo Cavallo al ministerio de economía de la Alianza, fue “porque se había tragado la llave de la convertibilidad”. Según el dirigente, había que resolver la flexibilización con una canasta de monedas, “y él prometió a hacer eso”, puntualizó.

    Enseguida señaló que Cavallo “era el que había creado el monstruo (convertibilidad 1 peso = 1 dólar) y era el único que tenía la llave para poder desactivar esa bomba”.

    “Y en esa tarea estaba –dijo-, mientras eso ocurría, el peronismo gana la elección el 14 de octubre de 2001, afila los dientes y acelera los tiempos”.

    Sobre ese momento, Baylac acusó al peronismo que “provoca con algunos radicales, con un grupo de empresarios muy importantes, como la UIA, en manos del vasco José Ignacio De Mendiguren, las dos CGT, encabezada por el principal opositor del gobierno que fue Hugo Moyano y algún sector de la iglesia que bendijo ese golpe blando”.

    Según el exvocero presidencial, Moyano incitaba para que no se paguen los impuestos y además trató al gobierno de De La Rúa de “gobierno de mierda y de hijo de puta”.

    Pero puntualizó que “por supuesto (Eduardo) Duhalde y el peronismo en la provincia de Buenos Aires fue fuerte protagonista empujando a ese gobierno en una suerte de scrum integrado por peronistas y radicales en lo político me refiero, empujaron al presidente a la renuncia”.

    Alfonsín estaba ahí –recordó-, yo no puedo decir, porque no me consta, de que él haya sido empujador de De La Rúa, pero si claramente empujador de Cavallo” completó sobre ese momento.

    “Lo que no es legítimo es que Duhalde era vicepresidente de Menem, gobernador (en la provincia de Buenos Aires) por Menem, Ruckauf fue vicepresidente de Menem, fue gobernador por Menem; es decir, la mayoría que estaban en esa runfla eran todos ministros y todos empujaron para cambiar el modelo que ellos mismo habían fundado”, remató.

    El futuro es responsabilidad de Juntos por el Cambio

    Baylac analizó que el electorado hoy está votando desesperadamente “por un futuro”, y destacó que Juntos, acaba de ganar la última elección y alcanzar equilibrios en el parlamento, “que es muy importante -subrayó-, lo vimos con el tema del presupuesto. Naturalmente es una alianza fundada en valores que tiene que trabajar estos dos años fuertemente para tener una propuesta seria, una propuesta de salida a esta crisis y esta decadencia que está padeciendo la Argentina y ojala esta vez sea cierto que ese rumbo que tomemos con el nuevo gobierno en el 2023 nos permita atrapar el futuro”.

    Reiteró sobre la búsqueda de los ciudadanos en cada elección y repitió: “Porque la gente si hay algo que está votando con certeza, es futuro, está desesperada por el futuro, por la educación, por la producción, por el trabajo, por basta de planes, basta de pobrismo, basta de este país triste, casi agonizante que estamos viviendo”.

    En otro orden de cosas, afirmó que en los años que vienen, la realidad política de la Argentina pasa por acuerdos entre coaliciones, “ya no hay cabida para que un solo partido solucione los problemas del país que son muy delicados”.

    Por ultimo Baylac se planteó que “hoy el gran interrogante no es solamente quien tiene el poder en la Argentina, sino ese scrum de empuje dentro del gobierno no afuera, por eso nadie empuja a (Alberto) Fernández. Es inimaginable que a Fernández le hagan lo mismo que a De La Rúa, porque todos estos personajes están adentro del gobierno gozando de estas circunstancias y olvidando las decisiones que tomaron con la pesificación y licuación de las deudas”.

    “La licuación de deuda fue un gran negocio, por eso De Mendiguren y compañía estaban en la joda, y a los depositantes le aplicaron el corralón que duró casi 4 años y le empezaron a pagar al año a un dólar de $1,40; allí se produjo la confiscación. Sin embargo preguntás hoy a la gente y te dice: el hijo de puta de De La Rúa me confiscó, y yo quiero que esto se aclaré porque a mí me dicen ladrón por eso. A mí me indigna que me digan ladrón, porque fuimos un gobierno honesto y gente de bien”, concluyó. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales