21 May. 2022 | 18:49
21 May. 2022 | 18:49
Ley de leyes

Sonríe Kicillof: Es ley el Presupuesto 2022

  •   |  
  • La Legislatura bonaerense sancionó duranten la madrugada del miércoles el proyecto que fija gastos y recursos para el próximo año y la Ley Impositiva.

    LA PLATA-BUENOS AIRES (ANDigital) A diferencia del traspié en el Congreso, la Legislatura de la provincia de Buenos Aires sancionó durante la sesión extraordinaria de este martes que finalizó en la madrugada del miércoles, el Presupuesto 2022 y la Ley Impositiva.

    La ley de leyes impulsada por el gobernador Axel Kicillof prevé gastos por 3,1 billones de pesos, y la ley fiscal una suba promedio del 35 %. El endeudamiento requerido ronda los 94 mil millones pesos frente a un déficit de 50 mil millones.

    La iniciativa votada inicialmente en la Cámara de Diputados y luego en el Senado, incluye un Fondo Municipal de Fortalecimiento de la Seguridad por $ 7 mil millones para adquisición de equipamiento y patrulleros, Que se distribuirá a partir del Coeficiente Único de Distribución(CUD) y el índice de ingresos.

    El Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) fue la herramienta que destrabó la negociación y allanó la aprobación, a pedido de los intendentes, especialmente los jefes comunales del PRO y la UCR. Oficialismo y oposición acordaron que el FIM para obras en los distritos, se instrumentará por un monto de $ 18 mil millones.

    En materia de infraestructura y vivienda, la inversión de capital total, de todas las áreas de gobierno, alcanzará los $ 260.609 millones de pesos, lo que implica el 8,4 % del presupuesto total.

    Ejes centrales de la Ley Impositiva

    En el caso de Ingresos Brutos, se mantienen las alícuotas vigentes y se refuerza el régimen de alícuotas diferenciadas que favorecen a contribuyentes de menor facturación, a partir de un incremento en el tope de facturación del 101 % para acceder al beneficio. Se trata de un incentivo importante particularmente para PyMEs, acompañando la reactivación de la actividad económica.

    En lo que hace al impuesto Inmobiliario Urbano Edificado, para dotar al Impuesto de mayor progresividad, se establecen topes de crecimiento del gravamen respecto del año anterior, los cuales son ascendentes a mayor patrimonio. De este modo, casi el 90 % de los contribuyentes tienen aumentos menores al 35%.

    Con relación al impuesto Inmobiliario Urbano Baldío, se reconstruyen los límites de la tabla de alícuotas con el objetivo de no incrementar la presión tributaria (igual alícuota implícita).

    En el impuesto Inmobiliario Rural, se establece el mismo escalonamiento progresivo que en el Edificado. De esta forma, la mayoría de las y los contribuyentes tienen un incremento inferior al 35 %.

    Respecto al impuesto Automotor, para procurar el objetivo de progresividad, se disponen topes de crecimiento del Impuesto que son ascendentes a mayor valor. De esta forma, la mayoría de los dominios abonarán un incremento igual o menor al 35 %.

    Finalmente, con relación al impuesto de Sellos, se adopta la misma política impositiva que la vigente durante el año 2021, manteniéndose las alícuotas vigentes. (ANDigital)

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales