19 Aug. 2022 | 05:45
19 Aug. 2022 | 05:45

El doble discurso de Cambiemos en el Consejo de la Magistratura

  •   |  
  • Una ola de cambios parecen asomar el horizonte de la Argentina. Sin embargo, el Consejo de la Magistratura dista mucho de acoplarse a ello. Veamos por qué.

    Tras el reciente discurso del presidente Mauricio Macri, se prendieron todas las alertas en la Justicia. No es nueva su intención de acotar la feria judicial, traspasar la justicia nacional a la Ciudad de Buenos Aires, lograr que todos paguen el Impuesto a las Ganancias, modificar la composición del Consejo de la Magistratura, cambiar la presidencia de la Corte Suprema y eliminar la jubilación especial, entre otras modificaciones.

    Los números invocados por el Presidente son desacertados, no aumentó el número de consejeros, sino que se mantuvo igual desde la modificación del 2006. De hecho, el proyecto de reforma al Consejo que circula en el Ministerio de Justicia, propone incluso incrementar esa planta de consejeros. Lo que sí aumentó fue el plantel político del Consejo, situado en los despachos de los consejeros.

    De igual forma, los haberes referidos a las ordenanzas superan esa cifra en pocos casos y no se condicen con la totalidad de los trabajadores, quienes apuntaron al administrador del Poder Judicial, Agustín Cinto, por haber soplado la cifra presidencial.

    Por otro lado, y en lo que sí se traduce como un “doble discurso”, la semana pasada se consolidó la avanzada de su operador todo terreno, el pluripotenciado Daniel Angelici, al nombrar en el cuerpo de auditores del Consejo a su ladero Pablo Garcilazo, en un cargo con un promedio salarial de 220 mil pesos mensuales, gracias al consejero Juan Mahiques. Previo a ello, Mahiques nombró a la novia de Garcilazo, Marianella Marzi, quien percibe $ 168.707,39, y al amigo de Mercedes, Agustín Rubiero, en un cargo por el cual percibe $ 145.303,31.

    Estos nombramientos se dieron luego de que se crearan y ampliaran varias dependencias superfluas, las que fueron cubiertas de contratos radicales y PRO puros, algunas de las cuales no cuentan con función concreta alguna. El acuerdo lo sellaron junto al consejero-abogado filoradical Miguel Piedecasas, quien a su vez pudo nombrar al jefe del cuerpo de auditores, José Luis Pivetta, quien percibe la nada despreciable suma de $ 267.279,56.

    En lo que va de la gestión Cambiemos, el Consejo de la Magistratura ha sido el principal arquetipo del “doble discurso” ¿Cambiará a partir de ahora?

    volver arriba

    Política

    Economía

    Gremiales

    Municipios

    Interés general

    Policiales y Judiciales